El sexo y el dinero

Sexo y dinero

El sexo y el dinero siempre han estado relacionados. De esto no cabe ninguna duda. Para corroborarlo se realizan, casi a diario, multitud de estudios que legan, siempre a conclusiones parecidas. El último, ha sido el publicado por un prestigiosos portal de intermediación de parejas que se ha ocupado de seleccionar una muestra con 20.000 usuario sed su propia web para investigarlos en este sentido. Las conclusiones son las de siempre. parece que la relación entre el sexo y el dinero es evidente. Una de las conclusiones más curiosas es la que afirma que las personas que ganan más dinero tienen mayor deseo sexual.

Sexo y dinero
Sexo y dinero

El estudio, que muestra evidencias claras de la correlación que existe entre el sexo y el dinero, denota, sin embargo, que en el caso de España, las diferencias entre la libido de aquellos con salarios más altos y aquellos con ingresos menos elevados no es tan significativa como en el resto de Europa. Parece que en nuestro país el deseo se mantienen en límites bastante altos en general, y la relación con la cantidad de ingresos es un 20% menos que en el resto de países de nuestro entorno.

Es posible que estos resultados se deban, como casi siempre, a varios factores y no a una circunstancia única que lo explica¡que en su totalidad. Es evidente que los apuros económicos a la hora de pagar el recibo de la luz, de llenar la nevera o de enfrentarse a cualquier imprevisto económico, suponen una fuente de problemas y, por lo tanto, de estrés, que no ayuda a  que las relaciones sexuales y el deseo sexual, en general, esté en sus máximos niveles. Los problemas económicos, de forma inevitable, afectan al ánimo de la persona y, por lo tanto, al resto de su vida, incluida, por supuesto, su vida sexual.

Los ingresos más altos, por el contrario, suelen ir ligados, por norma general, a profesionales independientes o a cardos de dirección: En ambos caspas, la autonomía en las tareas que se realizan en mayor que en los casos de personas con puestos de trabajos menos remunerados económicamente. Aunque la responsabilidad también es una fuente de estrés y, sin duda, supone una fuente de preocupaciones, las posibilidades en el terreno sexual que ofrecen este tipo de situaciones nos muestran un abanico mucho más alto que en otra situaciones. Interpretar las conclusiones que nos muestra el estudio nos hace comprender la relación entre el sexo y el dinero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.