Llevar a una mujer a la cama

Llevar a una mujer a la cama

Llevar a una mujer a la cama puede ser la cosa más natural pero también la más complicada del mundo. Más de una vez nos han presentado a una persona nueva y hemos comenzado fantasear desde ese mismo instante con la posibilidad de seducirla y llevárnosla a la cama de forma casi inmediata. pero, ¿qué cosas hacen de nosotros un objeto de placer deseable? ¿Qué cosas valoran las mujeres para elegirnos como su presa sexual, aún a primera vista? Vamos a hacer un recorrido por las cualidades que nos pueden ayudar a llevar a una mujer a la cama.

Llevar a una mujer a la cama
Llevar a una mujer a la cama

Contra todo lo que se pueda pensar, lo primero que nos puede ayudar a llevar a una mujer a la cama, por encima, incluso, del físico, son las capacidades intelectuales. En todos los ámbitos podemos afirmar que el conocimiento, de forma ineludible, se transforma en poder. En el sexo sucede lo mismo. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la inteligencia no concite en repetir de memoria unas cuantas anécdotas más o menos graciosas. Las capacidades intelectuales pasan por la manera de afrontar circunstancias que con conocíamos de antemano o por la capacidad para empatizar con una persona.

La confianza en ti mismo es, en gran medida, la forma de devolverte la honestidad de tu actitud hacia las situaciones que se  te pueden plantear. Nada más importante para una persona que tener autoestima. Sin ella, todo se hace más complicado. Sin duda, esta situación puede ayudarte sobremanera a la hora de llevar a una mujer a la cama o, más bien, a la hora de que ella se decida a elegirte para hacerlo. Las mentiras o las promesas falsas, por supuesto, están lejos de esta cualidad.

La generosidad que demostremos también puede aydarnos apea llevar a una muere a la cama. Por supuesto que hablamos de la generosidad bien entendiera. Por lo tanto, no se trata de abrumar a nuestro objetivo con flores y joyas. Basta con la intención, con el detalle. Es suficiente con dejar la sensación de que tenemos real interés en agradar. El dinero, en la mayoría de los casos, no es tan importante como las intenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.