Sexo en las escaleras

Sexo en las escaleras

El sexo en las escaleras es una variantes sexual que resulta tremendamente excitante. En general, el sexo en lugares públicos suele ser muy valorado como fantasía sexual tanto de hombres como de mujeres. Como siempre, en estos casos, la adrenalina que se produce ante la posibilidad de ser descubiertos, hace que se convierta en algo realmente excitante para quienes lo practican. Si, además, le añadimos practicarlo en las escaleras del edificio en el que trabajamos o, por qué no, en el que vivimos, la extinción será aún mayor, si cabe.

Sexo en las escaleras
Sexo en las escaleras

Una de las posturas más utilizadas cuando se trata de practicar sexo en unas escaleras es la conocida como puntuar de la doma. Es ralamente cómoda y probablemente por eso sea la más practicada en estas circunstancias. El se sienta tres o cuatro peldaños por encima de sus pies. Ella se sienta sobre él pero dándole la espalda al varón. Resulta muy recomendable que, para poner en práctica esta postura, ella vaya ataviada con una falda. De lo contrario resultará bastante más complicado.

Otra de las posturas que se pueden realizar para practicar sexo en las escaleras de un edificio es la conocida como el deleite. Para practicarla, el hombre se pondrá de rodillas en el suelo mientras ella, sentada en el tercer escalón, hace que su vagina alcance el pene de su compañero. Se trata de una posición muy placentera que también requiere del uso de falda por parte de la mujer. En el caso del hombre su uso eso facultativo.

Existen un montón de variaciones más, bien de las posturas tradicionales, adaptándolas a las escaleras en las que estemos, bien combinando algunas de las posibilidades anteriores. Como casi siempre en estos casos, la imaginación que utilicemos nos va a permitir darle mayor posibilidades de disfrute a nuestro encuentro sexual. Las posturas clásicas del misionero o del perrito son muy fácilmente adaptables a unas escaleras de un edificio público. También se pueden adaptar deán amanera cómoda y sencilla muchas de las posturas en las que ella se sitúa encima del varón para la penetración. Por supuesto, las variantes que ofrece el sexo oral también tienen cabida en las escaleras de un edificio, ya sea de viviendas o de oficinas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *