Ejercicios para controlar la eyaculación

Controlar la eyaculación

Controlar la eyaculación es algo que resulta fundamental para conseguir que nuestras  relaciones sexuales sean satisfactorias tanto para nosotros como para nuestras potenciales parejas sexuales. No estamos hablando de aquellos casos en los que la eyaculación precoz se haya convertido en un problema que, necesariamente, tenga que ser tratado por un especialista sino en los casos en los que podríamos hacer que el coito tuse un momento más largo y placentero y , sin embargo, por no controlar la eyaculación no somos capaces de conseguirlo. Vamos a explicar algunos ejercicios que ayudan a conseguir este objetivo.

Controlar la eyaculación
Controlar la eyaculación

El primero de los ejercicios que vamos a desarrollar para conseguir controlar la eyaculación consiste en un acto tan sencillo, aparentemente, como hacer que se abra y cierre el orificio de la uretra. Se ha de llevar a cabo de la misma manera que se hace cuando se procede a orinar, con la diferencia de que, en esta ocasión, el ejercicio se realiza en seco. El movimiento se ha de realizar tal y como se haría si estuviesen cortando el lujo de la orina. El ejercicio completo consiste en mantener durante 3 ò 4 segundos con la contracción. Tras esto se debe relajar el músculo durante un periodo de tiempo similar.

Una vez que la práctica hace que realicemos este ejercicio sin apenas dificultades, hemos de ir aumentando tanto el periodo de trabajo como el de recuperación, de forma similar a como haríamos con cualquier otro tipo de entrenamiento físico. Sería una buena cifra llegar, progresivamente, hasta los 30 segundos tanto de periodo de trabajo como de recuperación. El número de repeticiones óptimo está en torno a las 25. Este tipo de entrenamiento es muy eficaz para conseguir controlar la eyaculación.

Una variación al ejercicio anterior, también muy indicado par controlar la eyaculación consiste en relajar los músculos del esfínter anal. Se trata de realizar un movimiento muscular similar al que realizamos cuando vamos al baño a hacer aguas mayores. Un buen comienzo puede estar en mantener la relajación durante 3 segundos, con otros 3 segundos de tiempo de recuperación y alcanzando las 10 repeticiones. De igual manera que en el ejercicio anterior, es recomendable aumentar los tiempos y repeticiones de forma progresiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.