La normalidad en el sexo

Normalidad en el sexo

La normalidad en el sexo ni existe ni deja de existir. Sencillamente. no se trata de meter en la cama números, estadísticas y demás herramientas, probablemente muy útiles para otras cuestiones pero nada recomendables en el sexo. En realidad, el hecho de rodearnos de tantos datos sólo puede servir para arruinar los encuentros sexuales y, en ningún caso, para favorecerlos. De hecho, a diario, los expertos en terapias sexuales se encargan de atender a pacientes los que cuestionan permanentemente sobre la normalidad en el sexo cuando, en realidad, no existe nada normal ni anormal en esta materia.

Normalidad en el sexo
Normalidad en el sexo

El número de veces que hemos practicado determinada postura, la cantidad de fantasías sexuales que limitamos por miedo a que sea juzgada de forma negativa por la sociedad y este tipo de cuestiones son algunas de las que se nos aparecen cuando pretendemos ser normales en sexo. De hecho, las cuestiones que tienen cierto rango de normalidad social en materia sexual sólo tienen que ver con factores culturales y, por lo tanto, son muy diferentes, por ejemplo, en diferentes partes del mundo o de diferentes épocas de la Historia.

Determinadas cuestiones relacionadas con el sexo, durante una época. fueron tachados de anormales cuando no, directamente, de patologías clínicas. Prácticas como el sexo oral, el sexo anal o la masturbación, completamente normalizados ya en nuestra sociedad, fueron directamente perseguidos en otras épocas. Vivir la sexualidad con libertad es la única manera de disfrutar plenamente del sexo con total naturalidad.

La normalidad en el sexo sólo tienen que ver con la voluntad de los practicantes. Exclusivamente. Cuando dos o más personas deciden ponderes de acuerdo para disfrutar de un encuentros sexual son ellos, y sólo ellos, los que deben fijar las reglas. Algo es normal cuando los que deciden llevarlo a cabo eligen libremente ponerlo en marcha, Ningún otro criterio es, en absoluto, válido al respecto.

La libertad de elección es la única condición absolutamente necesaria que se debe dar en un encuentro de carácter sexual para decir que se trata de algo absolutamente normal, El resto de condicionamientos externos no deben tener absolutamente ningún peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.