Las cosas que no soporta una escort en una cita

Una escort en una cita

Las cosas que no soporta una escort en una cita, lamentablemente, de vez en cuando suelen darse. Desafortunadamente, si bien es cierto que la inmensa mayoría de personas que acuden a consumir los servicios prestados por las profesionales de la prostitución guardan un profundo respeto y lo demuestran por las profesionales, no todo el mundo es capaz de ello y una pequeña minoría procede con conductas reprobables y poco adecuadas. Si en la última entrada de este blog vimos “las cosas que no soporta una escort por teléfono” hoy vamos a hacer un pequeño recorrido por “las cosas que no soporta una escort en una cita”.

Una escort en una cita
Una escort en una cita

Hay dos cosas que, de forma muy especial, no soporta una escort en una cita y que, lamentablemente, se suelen dar con relativa asiduidad. La primera de ellas es el típico comentario que insinúa haber deseado, durante toda la vida, tener una novia como la profesional que te atiende. La segunda, y no por ello menos lamentable, es el comentario de aquellos que pretenden interesarse por la vida personal de la profesional en cuestión. Bien es cierto que, en muchas ocasiones, no se tratan más que de cumplidos para mostrarse educados y empáticos. Ni lo intentéis por ahí. No es ése el camino.

Sin embargo, existen otras cosas que también suelen merecer bastante desprecio por parte de una escort en una cita. Lo de no utilizar el preservativo para el sexo oral o para el coito, a los que se les escapa algún “te quiero” en medio del encuentro sexual, los que se dedican a dar cachetes en el culo sin antes haber preguntado si podían hacerlo o, por supuesto, aquellos que pretenden que la prostituta en cuestión les facilite su número de teléfono personal.

A estas conductas, nada soportadas por una escort en una cita se le podrían unir otras como, por ejemplo, la de los que les masajean los pechos como si de unas pelotas antiestrés se trataran, las de aquellos que no tienen la habilidad suficiente como para desabrochar un sujetador sin causar daños colaterales o como las de los que piden a la profesional que le acompañe al salir del hotel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.