¿Y el amor?

¿Y el amor?

¿Y el amor? ¿Dónde está? Este blog se viene ocupando, a diario, de transmitir cuestiones relacionadas con el sexo, con el mundo del erotismo, de la pasión y de la sexualidad, desde muy diferentes puntos de vista. Sin embargo, en no pocas ocasiones, junto a todas estas cuestiones sexuales viene asociado ese oscuro sentimiento que, de una manera u otra, habita en el ser humano, en cualquiera de sus formas, desde que nace hasta que muere. Hoy, sin que sirva de precedente, vamos a dejar a un lado la parte más salvaje de la pasión y nos vamos a central d¡en la que nos hace diferentes al resto de animales: el amor.

¿Y el amor?
¿Y el amor?

¿Cuánta literatura y filmografía se han ocupado del amor? Es imposible encentar un tema más utilizado por todos los artistas, independientemente de su disciplina, su lugar de procedencia y su época. no existe un tema más tratado a lo largo de la Historia del arte que el amor. Pero, a pesar de tenerlo tan presente en el imaginario colectivo, ¿tenemos claros los diferentes tipos de amor que existen? En realidad, clasificar algo así puede resultar realmente imposible. Sin embargo, vamos a realizar un esfuerzo por ofrecer, al menos, algunos tipos de amor de los más frecuentes, para que veamos las diferencias que puede haber entre ellos.

Uno de los tipos de amor más divertido es el denominado amor lúdico. Sin duda se trata de una permanente búsqueda del juego y del placer. En realidad, la pareja no es lo importante, sino la forma de búsqueda permanente.

El amor romántico a primera vista, sin duda, es uno de los que más impacto causan. Se alcanza a través de la atracción física mutua y, lamentablemente, aunque resulta altamente apasionada y puede dar lugar a escenas altamente excitantes, con la misma rapo¡fez que se alcanza suele desaparecer.

Otro de los tipos de amor más comunes y que, lamentablemente, más sufrimiento aporta al género humano es el amor prohibido. Suelen tener un origen, bien en el momento menos adecuado o con la persona equivocada. Casi nunca conviene pero, cuando se encuentra uno de estos suele ser para toda la vida. El sufrimiento que aportan los hacen altamente desaconsejables.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.