Los eufemismos y el sexo

Eufemismos y sexo

Los eufemismos y el sexo no pueden estar más relacionados. Esta suerte de maquillaje lingüístico es muy utilizado cuando nos referimos a términos relacionados con la actividad sexual. El origen de este uso frecuente puede que esté relacionado con la represión que, tradicionalmente, a lo largo de la Historia, se ha venido llevando a cabo con el sexo. Lo que sí es cierto es que, en ocasiones, el uso de eufemismos puede llegar a transformar en elegante e inspirador un discurso soez.

Eufemismos y sexo
Eufemismos y sexo

Sin lugar a dudas, los eufemismos más utilizados en el sexo son aquellos que utilizan gentilicios para referirse a diferentes prácticas sexuales. Es muy habitual escuchar cómo alguien habla de un griego para referirse al sexo anal. La forma de referirse a la penetración anal sin el uso de este tipo de ayudas gramaticales puede resultar ciertamente violenta. El uso de este término suaviza la situación de forma notable. Todas estamos hartos de escuchar cómo se utiliza, de forma totalmente normalizada, el uso de la palabra «francés» para referirse al sexo oral practicado a un varón. También es de todos conocido el término cubana. En fin, si nos pusiéramos a elaborar un listado de gentilicios con significado sexual, la lista podría llegar a ser muy amplia.

Pero el uso de eufemismos en el lenguaje sexual no se limita a los gentilicios. Existen un buen número de expresiones que tratan de no mostrar de forma explícita el asunto del que se está hablando aunque sugieren perfectamente cuál es la intención si somos capaces de contextualizarlas. Así, por ejemplo, la expresión «por la puerta de atrás», en el contexto adecuado, cualquiera entendería que estaría haciendo alusión al sexo anal.

Existen, además, otro tipo de expresiones, cuyo uso también se considerado un eufemismo y que, en realidad, su mayor aportación es la humorística. Es, en resumen, una forma de referirse a cuestiones sexuales con el uso del humor como característica principal. En este conjunto podríamos incluir expresiones como «ponerte mirando a Cuenca», «cepillarse a alguien», «echar un polvo», «bajarse al pilón «, «mojar el churro», «arrimar la cebolleta», «llevarte al huerto», «plantar un nabo» o «taladrar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.