Flujo vaginal y lubricación

Flujo vaginal

El flujo vaginal es la colección de fluidos que son propios del tracto genital femenino. Sin duda, se trata de uno de los quebraderos de cabeza más importante en lo que a la sexualidad de la mujer se trata. A lo largo de la vida de cualquier mujer, su flujo vaginal sufre cambios en cantidad, densidad, aspecto o color. Solemos asociar la ausencia o disminución de flujo vaginal con problemas para realizar el coito y, en la mayoría de los casos, así es.

Flujo vaginal
Flujo vaginal

Por supuesto, como no podía ser de otra manera, el flujo vaginal tiene unas misiones importantes que llevar a cabo. En primer lugar es una barrera de entrada de gérmenes y bacterias al conducto vaginal. También tienen una función reproductiva. Por último, tienen una importante función sexual que consiste en lubricar la vagina para que la entrada del pene en el coito se produzca de forma más eficaz y sin dolor.

El flujo vaginal está formado, principalmente por tres componentes. Sin embargo, aunque se trata de algo que se conoce desde hace muchísimo tiempo, no resulta, en absoluto, habitual que se conozcan y, mucho menos, que se produzca una distinción adecuada entre cada uno de ellos.

El primero de los líquidos que compone el flujo vaginal es el denominado flujo habitual. Se trata de la suma de varios productos del tracto genital y urogenital. Este flujo está sujeto a diferentes cambios hormonales que tienen relación con el cliclo de la vida y con la menstruación además de con otras circunstancias habituales en la vida de cualquier mujer.

El flujo menstrual también se encuentra en el flujo vaginal y se puede decir que es la consecuencia de la descamación del endometrio que se encarga de la regulación de las hormonas. El sangrado, por supuesto, es muy diferente en cada mujer, Incluso, resulta habitual que las carácter´sitias propias del sangrado menstrual varíen en la misma mujer a lo largo del tiempo.

Por último, el flujo vaginal contienen el líquido que permite la lubricación vaginal y la vulgar. Sin duda, estos fenómenos son, junto a la la tumefacción genital, el fenómeno más característico durante la fases de excitación femenina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.