El deporte y el sexo

Sexo y deporte.

El deporte y el sexo están relacionados, claro que sí. Sin embargo, muchos de los tópicos que escuchamos acerca de esta relación o son falsos o, al menos, no son demasiado exactos. Estamos acostumbrados a dar por buenas afirmaciones que llevamos oyendo toda la vida pero que, sin embargo, no responden a ningún criterio serio sino a una creencia popular basada en especulaciones sin ningún valor científico. Hoy vamos a contar algunas cosas que sí son ciertas sobre la relación entre el deporte y el sexo.

Sexo y deporte.
Sexo y deporte.

Es posible que una mujer tenga un orgasmo en medio de un entrenamiento. Rigurosamente cierto. De hecho, el 40% de las mujeres que realizan deporte de forma habitual confiesan que durante algún momento de su entrenamiento físico han alcanzado un orgasmo. Esta situación se produce especialmente en ejercicios que tienen como objeto el levantamiento de las piernas como, por ejemplo, las abdominales.

El sexo no podemos considerarlo un deporte, ni siquiera un ejercicio físico de una intensidad  duración suficiente para ser considerado como tal. En cuanto a la quema de calorías, podemos equipararlo a dar un paseo corto  a un ritmo tranquilo. Aunque, efectivamente, la explosión de sensaciones que se dan en une enceuntro sexual es muy importante, la práctica sexual no nos ahorra la visita al gimnasio.

Montar en bici puede ser peligroso par la vagina de las mujeres. Efectivamente, en casos muy excepcionales, podría darse la situación en la que el exceso de presión que se ejerce sobre la vagina, situación parecida a la que se da cuando se monta a caballo, podría generar un problema en forma de daño en el nervio que se encarga de emitir y recibir las señales que envía el clítoris. En este caso, la práctica de un deporte podría ser peligras a para la integridad física del individuo.

Las personas que tienen una vida sexual activa y saludable suelen tener capacidad para realizar más ejercicio que aquella personas que no cuentan con este tipo de vida sexual. Durante el encuentro sexual, de la misma manera que ocurre cuando se practica una actividad deportiva, el organismo libera dopamina, un neurotransmisor ideal para despertar la motivación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.