Frases para después del sexo

Frases después del sexo

Hay una serie de frases que no resultan muy recomendables pronunciar inmediatamente después del sexo. O sí. En realidad, la pertinencia o no de las mismas depende de la actitud vital de aquel que las pronuncia. Lo que para unas personas puede resultar ofensivo e, incluso, hiriente, para otra puede, sin embargo, no ser más que una broma divertida. Otra cosa es cómo se lo tome la persona que nos acaba de acompañar en nuestro encuentro sexual, aunque, en la mayoría de las ocasiones, la actitud del oyente depende también de la actitud de aquel que las pronuncia. Sin más dilación, vamos a hacer un pequeño recorrido por algunas de las frases que se pueden, o no, decir después del sexo.

Frases después del sexo
Frases después del sexo30

Frases del tipo «se nota que tienes experiencia en el sexo» pueden hacer sentir molestas a determinadas personas. Aunque la práctica del sexo debería ser considerado algo normal, habitual y frecuente en cualquier persona sana, la sociedad aún nos señala una vinculación entre la experiencia sexual y la vida «alegre» y «licenciosa» de aquel que la posee cuando, en realidad, sólo debería denotar un plus de conocimientos en materia sexual adquiridos a través de la propia experimentación. Sin más.

Existen otro tipo de frases que no juzgan la experiencia sexual del individuo en cuestión sino su aspecto físico. Expresiones del tipo «estarías mejor si hicieras algo de ejercicio», evidentemente, están apuntando de pleno al estado de forma físico de nuestra compañía. Este tipo de comentarios relacionados con el físico pueden llegar a resultar especialmente hirientes para determinadas personas, especialmente si vienen de entregarse, tal y como vinieron al mundo, a una experiencia sexual.

Otro tipo de frases, que pueden ser tomadas como una broma y resultar especialmente divertidas, o, por el contrario, pueden tomarse completamente en serio, y resultar de bastante mal gusto, son aquellas que juegan con la salud. Decir algo del tipo «ya casi no se me notan las marchitas de la ingle» dicho en el momento justo y dependiendo de la persona con la que estemos, puede resultar hilarante o, por el contrario, provocar el pánico en nuestro acompañante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.