Cosas que una mujer debe evitar

Cosas que ha de evitar una mujer en la cama

Hay cosas que una mujer debe evitar en la cama. A la hora del sexo, por más que, en ocasiones, oigamos que todo vale, esto no debería ser así. Encontrar un criterio válido para determinar qué cosas resulta mejor no realizar cuando una mujer se enfrenta a una experiencia sexual, siempre es un buen apoyo. Hoy os daremos algunas recomendaciones. Vamos a hablar sobre algunas cosas que una mujer debe evitar en la cama.

Cosas que ha de evitar una mujer en la cama
Cosas que ha de evitar una mujer en la cama09

Uno de los reproches típicos que se suelen escuchar a los hombres sobre determinadas mujeres es que nunca toman la iniciativa. Es cierto que, en algunos casos, algunas mujeres se pueden sentir incómodas si son ellas las que inician la actividad sexual. En realidad, la cantidad de mujeres que se encuentran en este grupo es absolutamente minoritario. La realidad es que la inmensa mayoría de las mujeres son capaces perfectamente de tomar la iniciativa en la cama y de hecho, lo hacen cuando lo consideran oportuno Lo que sierpe se debe evitar es hacer algo en centra de nuestra voluntad. Si una mujer no tienen interés por tomar la iniciativa sexual, debe evitar hacerlo, de la misma manera que si tienden deseos por hacerlo, debe evitar quedarse con las ganas.

En ningún caso se ha de hacer que el sexo sea un proemio a una buena conducta de nuestra parea o la asistencia de éste un castigo a un comportamiento inadecuado. Hay que evitar utilizar el sexo como un castigo como un refuerzo positivo. El sexo es el encuentro entre dos personas, o más en el mejor de los casos, para disfrutar de su complicidad y de su propio cuerpo de una manera sana. El caso que mencionamos en este punto supone, de hecho, totalmente lo contrario.

Suede frecuentemente que, causando una persona, por el motivo que sea, no tiene ganas de mantener relaciones sexuales con su pareja, es acusado de falta de amor, de falta de atracción sexual y de un montón de cosas similares. Sin duda, este¡o no tienen por qué tener ninguna relación con la realidad y, por ello, deberíamos evitarlo a toda costa. La falta de deseo sexual puede estar motivada por un número de circunstancias tan amplias que comportarse de esta manera puede suponer una auténtica injusticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.