Cosas sobre sexo

Cosas sobre sexo

Hoy vamos a hacer un pequeño recorrido a través de algunas cosas sobre el sexo que, normalmente, no se huelen tener presentes. Casi todos nos consideramos expertos en el noble arte del sexo y, sin embargo, hay miles de cosas que desconocemos por completo. Nuestra entrada de hoy, por lo tanto, vamos a hablar de diferentes curiosidades en torno a la actividad más importante des  todas las que tienen acceso el ser humano. Señoras y señores; cosas sobre el sexo.

Cosas sobre sexo
Cosas sobre sexo

Comenzamos a contar cosas interesantes sobar rl sexo. Los orgasmos que tienen lugar durante el sueño y que suelen acabar con la eyaculación, en el caso de los hombres, no son algo que estos posean en exclusividad. Muy por el contrario, existe una gran cantidad de mujeres que también los tienen. Lo que sí es cierto es que el rango de edad en el que resulta más frecuente es entre los 40 y los 60 años, rango muy diferente al habitual en lo que al género masculino respecta.

Otra de las cosas que no es exclusiva del género masculino es el asunto de las erecciones matutinas. Resulta habitual que un gran número de hombres se levantaen por la maña con una gran erección capaz de asustar a cualquiera. Bien, pues en el caso de las mujeres también puede sucederé. De hecho, cuando despiertan por la mañana, muchas mujeres experimentan una equivalente, en la zona clitorial. Cada varón experimenta, en promedio, entre 4 y 5 erecciones por noche, en el caso de las mujeres, los números se repiten casi con exactitud,

Otra de las cosas, en lo relativo al sexo nocturno, que no conocemos, al menos la mayoría de las personas, es que aquellos que duermen bocabajo y apoyados en su propio abdomen, son capaces de tener un mayor numero de sueños eróticos que el resto del mundo. La postura mencionada supone una presión sobre la zona genital, lo que hace que la zona neuronal provoque la aparición frecuente de este tipo de sueños. Por supuesto que estamos ante una circunstancia totalmente inocua que no es preciso alcarar que no tienen ninguna consecuencia para la salud pública.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *