El ritmo y la intensidad sexual

Ritmo e intensidad sexual

El ritmo y la intensidad sexual son la clave de todo. Si tuviésemos que tener en cuenta dos únicas variables para manejar todo o relacionado con las relaciones sexuales, sin lugar a dudas, las más importantes y más influyentes en el resultado final de la experiencia son el ritmo y la intesidad sexual. Hoy vamos a realizar un pequeño recorrido por estas dos variables imprescindibles para explicar el sexo entre dos personas.

Ritmo e intensidad sexual
Ritmo e intensidad sexual

Es frecuente que algunas personas tengan que decirle, en algún momento, a su pareja que cesasen de tratar de estimular determinada parte porque han dejado de sentir cosas desde un momento determinado. En ocasiones, y esto sucede en ambos sexos, el exceso de fricción es tan negativo como el déficit de ella. En realidad, el problema al que nos enfrentamos en cualqueira de estos casoss es el mismo: la intensidad. La solución es adaptar la intensidad que proporcionemos a la fricción que apliquemos a nuestro compañero o comapñera sexual, al momento por el que está atravesando nuestro encuentro. Claro que no es fácil, pero debemos esforzarnos en encontrarlo en cada momento.
El ritmo, sin duda, es el otro gran pilar en lo que al mundo de las relaciones sxuales entre personas se refiere. De nuevo, la clave está en encontrar el adecuado en cada momento. Resulta evidente que, como en casi todo en esta vida, cada persona tiene el suyo ideal. Loque para unos resulta lento para otrors resultara demaisado lento. Lo que para unos es vivo, para otros resulta algo lento. Lo que para algunos es animoso para otros es deaccencia pura. Una vez más, devemos enceontrar el punto ideal pra cada situación tenientdo en cuenta, además de nuestros gustos, los de nuestra pareja.
Comenzar con un intensidad fuerte y lugo bajar puede ser un absoluto desastre para algunos y algunas y algo completamente delicioso para otros y otras. Un ritmo vivo al comenizo que va decayendo también puede provocar todo tipo de reacciones. En un sentido y en toro. Por ello, lo mejor que podemos hacer es conocer bien nuestros ritmos e intensidades favoritos para cada momento, tomarnos tiempo en hacer el mismo recorrido con nuestra pareja e investigar tods las posibilidaes que las combinaciones q¡nos ofrezcan. No hay mejor camino para encoentra los ritmos y las intensidades propias que la investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *