El sexo y la edad

El sexo y la edad

El sexo es importante a cualqueir edad. El ser humano es un ser sexual. Desde el mimso momento del alumbramiento, al ser humano le empeizan a suceder cosas relacionadas con su sexualidad. Eso es evidente. En lo que se refiere a las relacionses sexuales tal y como las conocemos, desde que una persona está preparada para enfrentarse ellas comienzan a ser imprescindibles para su vida hasta el final de su vida. Otra cosa es que, en cada época de neustras vidas, nuestros gustos y necesidades relacionadas con el sexo pasan por un importante número de variedades. Pero, sí, el sexo resulta importatne par auna persona a cualquier edad.

El sexo y la edad
El sexo y la edad

En realidad, con el mundo del sexo pasa lo mismo que, por ejemplo, con la actividad física. ¿La edad es un impedimento apra realizar ejercicio físico? La respuesta, evidentemente, es no. De hecho, el ejercicio físico es recomendable a cualqueir edad y es especialmente recomendable en las edades más avanzadas. Lo que sucede, de la misma manera que sucede con el sexo, es que no son las mismas cosas len relación al ejercicio físico las que debe hacer una persona joven que alguien en la tercera edad.

En realidad, tanto en el ejercicio físico deportivo como en la actividad sexual, hemos de saber escuchar a nuestro cuerpo. Cuando una persona tienen 20 años, su actividad sexual está dominada por el derroche de estosterona y la actividad física es una forma de quemar el exceso de energía. Cuando una persona, por ejejmplo, tienen 70 años, debe moderar la mnera de practicar ejecricio y sexo pero , en ningún caso, debe abandonarlo.

De hecho, la actividad sexual a edades avanzadas es un mundo que cada cual debe descubrir y adpatarlo a su manera de sentir y a sus posibilidades cuando llegue el momento. Escuchar las respuestas físicas de nuestro organismo resulta fundamental en ambos casos. Por lo tanto, la conclusión resulta definitiva. El sexo es bueno y adecuado a cualqueir edad. SI bien, a diferentes edades hemos de adaptar la respuesta sexual a nuestras circunstancias así como a nuestras posibildiades en todos los sentidos. Teniendo esto claro y actuando en consecuencia es dificil que nos encontremos con problemas al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *