¿Tetas o culos?

Tetas o culos

¿Tetas o culos? Sin duda, ha sido una pregunta que me ha acompañado desde que tengo uso de razón. Supongo que es esta misma tesitura se enceuntra la mayoría de varones. Elegir entre las dos partes de la anatomía femenina no es, en absoluto, una tarea sencilla. Ni muchísimo menos. Tanto es así que, durante las décadas que esta pregunta se ha venido repitiendo en mi cabeza, las respuestas se han venido alternando sin llegar a enceontrar una solución a la dicotomía. Unas épocas, la opción de las tetas ganaba ampliamente y, en otras ocasiones, la opción de los culos era la vencedora. Además, y por si esto fuera poco, en algunas épocas una opción ganaba claramente a la otra, ya digo,de forma alternativa, y en otras épocas, ambas posibilidades estaban muy cerca una de otra. ¿Tetas o culos? Curioso, cómo funciona esta dicotomía.

Tetas o culos
Tetas o culos

Y es que hay fases en la vida de una persona en que preguntarse qué prefiere ¿tetas o culos? es un ejercicio que aflora en la mente durante una gran parte del día. Y resulta lógico intentar darle una respuesta, no metafísica perso sí contundente, que aspire a poner fin a este enfrentamiento metal que tanta energía es capaz de restar al sexo masculino. Sin embargo, el fracaso en esta empresa parece garantizado. Por más que he intentado llegar a una respuesta definitiva, nunca lo he conseguido.

La pregunta de marras, ¿tetas o culos? no es una cuestión del ámbito privado que me afecto sólo a mí. He hecho una pequeña investigación social al respecto y, dentro del ámbito familiar y laboral, he encontrado que el 90% de los hombres preguntados se hayan en la misma situación que yo. De modo que no parece algo que se limite a mí.

¿Tetas o culos? Quizás sea que nos encontremos ante una pregunta tramposa que mezcla elementos de diferente naturaleza como si fueran excluyentes. Exactamente, mientras escribo esto me acaba de llegar la respuesta adecuada a esta pregunta que durante tanto tiempo me ha atormentado. La pregunta te arrincona para hacerte elegir entre una de las dos opciones pero, en ningún momento, te exige que tengas que decantarte por alguna de ellas. ¡Lo tengo! La respuesta correcta es: lo quiero todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.