El miedo a eyacular rápido

Miedo a eyacular rápido

El miedo a eyacular rápido en un encuentro sexual está presente en un gran número de hombres adultos. Exite un buen número de condicionamientos sociales que provocan que los hombres tiendan a tenenr eyaculación prematura. Además, por si esto ya fuera poca presión, las expectativas que se tienen y exigencias que se pretenden imponer sobre el rendimiento sexual masculino resultan, en muchas ocasiones, absolutamente irrealistas y, por lo tanto, imposibles de cumplir. Además, cuando estas se exageran, el resultaod que se suel e obtener es, precisamente, el contrario. El miedo a eycacular rápido, en cmuahso casos, es consecuencia de las presiones que se tratan de imponer.

Miedo a eyacular rápido
Miedo a eyacular rápido

Resulta común que, en las priemras relaciones sexuales que tienen una persona joven, el nivel de inexperiencia, así como la inseguridad propia de la juventud condicionen al varón de una forma intensa. Además, si se produce algún tipo de problema de autoestima o desconfianza en sus propais posibilidades, la maginitud del problema puede llegar a crecer de forma exponencial. En este sentido, las parejas esporádicas y el frecuente cambio de la miusma suele favorecer la aparición de este tipo de miedos.

En cualquier caso, aquellos que tienen miedo a eyacular rápido deben tenre presente que el control de la eyaculación es algo que se puede conseguir de una forma total. De hecho, resulta más facil, en la mayoría de los casos, contener la eyaculación en el trnascuros del coito que durante la masturbación. Sin embargo, el tiempo que lleva aprender a conseguirlo, con la ayuda de un experto, es algo largo y peude ampliarse a¡hasta más de 20 meses.

El miedo a eyacular rápido e puede prevenir realizando entrenamiento de control de la eyaculación con al ayuda de un experto, tal y como hemos apuntado, pero algunas técnicas de relajación y de respiración pueden ayudarnos a mejorar de una forma muy significativa la respuesta que nuestro organismo da al estímulo sexual. Basta documentarse un poco al respecto para enceontrar un buen número de manuales que nos ayudarán en este loable fin. Al fin y al cabo, este tipod eproblema es iguamente perjudicial para el que lo sufre como para la persona que comparte vida sexual con el enfermo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.