El olor de los genitales femeninos

El olor genital femenino

El olor de los genitales femeninos, en ocasiones, puede llegar a ser algo fuerte. Cuando esto sucede, algunos hombres no se sienten muy cómodos e, incluso, pueden experimentar un importante descenso en la libido. Lógicamente, esta situación no es agradable ni para nadie y resulta muy conveniente localizar dónde peude estar el problema para atajarlo y ponerle solución si esto resulta posible. El origen del olor de los genitales femeninos no siempre está localizado en el mismo punto y, muy al contrario, puede responder a circunstancias muy diferentes. Por ello resulta tan necesario localizar con exactitud dónde se enceuntra localizado concretamente el problema.

El olor genital femenino
El olor genital femenino

Antes de continuar hablando sobre dónode pueden estar las claves para localizar y actuar contra el olor de los genitales femeninos cuando éste se vuelve fuerte y desagradable, hemos de aclarar que resulta de lo más normal de nuestro cuerpo tenga olores propios y característicos. Somo un ser vivo cuyo cuerpo genera sustancias que salen al mundo a través de los poros de nuestra piel y, lógicamente, estas sustancias provocan diferentes olores. Algunos pueden llegar a resultar desagradables en determinadas ocasiones pero, en ningún caso, resulta algo extraño. Lo que sí resultaría totalmente extraño es que nuestro cuerpo no generase ningún tipo de olor. De hecho, si eso sucediese, sí que estaríamos ante un grabe problema.

En los genitales o en cualquier otra parte del cuerpo, parece lógico pensar que la existencia de sudor y pelo hacen más habitual la acumulación de olor. Si el pelo es abundante y, por las circunstancias que sea, la cantidad de sudo exhalado aumenta significativamente, estamos, sin duda, ante una acumulación que puede a llegar a ser la causa del olor de los genitales femeninos.

También hemos de saber que mantener un nivel de higienen básico resulta altamnete recomendable. Sin embargo, obsesionarse con esto hasta que el nivel de higiene se convierta en excesivo es una pésima idea para el asunto que nos ocupa. La limpieza excesiva provoca un deterioro significativo en la flora genital lo que, además de provocar infecciones cuyas consecuencias pueden ser muy dañiñas para la salud, sin duda, vendrán acompañadas de un aumento del mal olor, por lo que alcanzaríamos, precisamente, el objetivo contrario al que nos proponíamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.