Estimular la vida sexual

Estimular la vida sexual

Estimular la vida sexual es casi una obligación para cualquier persona cuyo objetivo sea mantener una sexualidad sana y plena. Para ello, resulta necesario planificar, en la medida de lo posible,  nuestra vida sexual. Es cierto que, en muchas ocasiones, esto no resuilta posible. Sin embargo, si que existen un buen número de ocasiones en nuestra vida cotidiana en las que podemos dedicar algo de tiempo a pensar cómo nos gustaría que transcurriesen las cosas, en lo que se refiere a la materia sexual, y en poner todo lo que esté en nuestra mano para hacer que nuestros deseos se cumplan. Sin duda, la planificación es una excelente manera de estimular nuestra vida sexual.

Estimular la vida sexual
Estimular la vida sexual

Para estimular nuestra vida sexual, resulta muy conveniente no convertirnos en objetos pasivos en cada relación sexual. Está bien que adoptemos diferentes roles según sean las circunstancias. Puede ser muy divertido aceptar un rol pasivo en un momento determinado. Sin embargo, hacerlo en todas y cada una de las ocasiones es una forma de acelerar la rutina y de provocar el rechazo al enceuntro sexual por parte de tu pareja e, incluso, por tu parte. Dejarse hacer en cada encuentro no es buena idea. Por el contrario, intercambiar permanentemente los roles en el encuentro sexual puede resultar muy estimulante para la vidad sexual indiviudal y colectiva.

Hablar de sexo duera de la cama es otra de las cosas que no hacen sino estimular la vida sexual. Cuanto más información tengamos en nuestras manos sobre las cosas que gustan y disgustan a nuestra pareja más sencillo resultará estar a la altura de las circunstancias cuando llegue el momento. De la misma forma sucederá en el caso de tu pareja, cuanto más información sensible sobre tus fobias y tus filias sexuales maneje, más sencillo será que sea capaz de satisfacerte por completo.

Intriducir elementos ajenos a la relación sexual de pareja, de cuando en cuando, puede ser una buena idea para estimular la vida sexual. En este punto cada uno puede ser tan atrevido como quiera, siempre que su pareja esté de acuerdo, por supuesto. Se puede introducir un masaje que no había estado nunca antes en vuestras relaciones, un juguete erótico nuevo o, incluso, una persona ajena a vuestra pareja. Mietrans os resulta estimulante a ambos, todo vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *