Señales de que vas a dejar de tener sexo

Señales de que es el fin del sexo

A veces, en la vida junto a tu pareja, aparecen señales de que vas a dejar de tener sexo. Suele ser habitual que cuando aparecen, tendemos a no prestarles demasiada atención. Incluso, en ocasiones, aún siendo conscientes de lo que se nos viene encima, nos hacemos los locos, como si con nosotros no fuera la cosa. Por supuesto que resulta una malísima idea. SI somos capaces de darnos cuenta con antelación de lo que va a suceder, quiere decir que hemos localizado que algo está ocurriendo y ése es el primer paso para tratar de solucionarlo. Por eso, vamos a hablar sobre las señales que aparecn en neustra vida para ser claros indicativos de que vas a dejar de tener sexo.

Señales de que es el fin del sexo
Señales de que es el fin del sexo

Comenzaremos con una obviedad que, pese a serlo, en ocasiones nos pasa inadvertida. Como si no fuese importante o, al menos, determinante, a la hora de contar con un futuro sexual activo o no. El primer daro que tienens que tener en cuenta es si en la actualidad estás teniendo sexo con tu pareja o no es así. ¿Recuerdas cuándo fue la última vez que tuviste sexo con tu pareja? Si no lo recuerdas, o tienen sun problema de memoria importante o, por el contrario, el problema está en la inexistencia de sexo. Si sucede lo último en la actualidad, lo más probable es que el futuro en este sentido no sea mejor.

El hecho de que tu pareja y tú estéis viviendo, en la práctica, una suerte de vidas paralelas es un indicativo evidente de que, en un futuro próximo, te vas a quedar sin sexo. Al menos, sin sexo dentro de tu vida de pareja. Cuando sucede que tu vida y la de tu pareja transcurren por lugares y situaciones muy diferentes, cuando apenas os enceontráis a lo largo del día, lo más probable es que la pasión sexual haya caído a niveles mínimos. Sin duda es una de las señales más inequívocas de que el futuro sexual se presenta oscuro.

Otras de las señales que evidencian un futuro sin sexo dentro de la vida de pareja es el hecho de que el sexo comience a convertirse en algo incómodo o, incluso, doloroso. En este caso, es probable que no se deba a un problema de pasión ni de convivencia sino de técnica o, incluso, que responda a algún problema a nivel físico. La ayuda de un especialista, sin duda, es la mejor alternativa para encontrar una solución al problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *