El orgasmo no es lo único importante

El orgasmo no es lo único importante

El orgasno no es lo único importante en una relación sexual. de hecho, ni siquiera es lo más importante. Se puede tener una relación sexual plenamente satisfactoria para todos sin haber alcanzado el orgasmo. Lo que sucede es que no somos capaces, en muchas ocasiones, de borrar de nuestra cabeza que el único objetivo cuando nos enfrentamos a una relación sexual es acabar corriéndonos. Nada más lejos de la realidad. Está claro que alcanzar el clímax es una sensación muy pero que muy agradable pero de ahí a que sea nuestra única preocupación en el encuentro sexual va un mundo. De hecho, el origen del problema de anorgasmia en una persona, problamente esté precisamente ahí. El orgasmo no es lo único importante.

El orgasmo no es lo único importante
El orgasmo no es lo único importante

Y no es lo único impirtante ni para el hombre ni para la mujer, ya que cuanto más te esfuerces en buscar el orgasmo más favorece el bloqueo. Nuestro cerebro es muy, pero que muy sensible y aunque no solemos tener consciencia de la presión que, en ocasiones, le metemos, lo hacemos. La tensión y frustración que genera la falta de orgasmo son enormes y la obsesión por conseguirlo no hace más que ponerlo más dificil.

Desde luego, para solucionar los problemas de anorgasmia, lo primero es conseguir no pensar en el orgasmo. Asimilar que lel orgasmo no es lo único importante y disfrutrar de todos y cada uno de los pasos del viaje siempre es una idea si nos vemos en una situación así. Rebajar la tensión autoimpuesta hace que, de inmediato, se rebajen nuestras expectativas. Cuando esto sucede, los resortes de la cabez desconectan la situación de alerta a la que le sometemos con la obsesión por el orgasmo. Lo que sucede es que no resulta tan sencillo alcacanzar este estado. En cualqueir caso, sin duda, debemos aspirar a él.

El secreto está en ser expansivos con neustra relación sexual. Dejarse llevar para disfrutar de las cosas que aporta el encuentro sexual que, antes del orgasmo, son muchas. Se trata, pùes, de abrir la mente y dejarse llecar por el cúmulo de sensaciones que se experimentan con todo el proceso y no sólo con la estimulación de los genitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *