La angustia de la eyaculación precoz

La angustia de la eyaculación precoz

La angustia que puede llegar a alcanzar a algunas personas el hecho de padecer eyaculación precoz puede ser más que significativa e, incluso, puede hacer que el problema vaya a más. Al final, este tipo de situaciones suelen generar un círculo vicioso que retroalimenta el problema y lo hace más y más grande. eyacular antes de lo deseado provoca angustia y la angustia hace que el rendimiento sexual sea peor. Con estos ingredientes, el resultado no puede ser nada alentador.

La angustia de la eyaculación precoz
La angustia de la eyaculación precoz

La angustia que sufren los hombres que sufren de eyaculación precoz se suele reflejar en algunas de sus frases más recurrentes como «me corro enssguida», «no soy caoaz de hacerla disfrutar», «comienzo el enceuntro pensando que me va a volver a suceder». Estas y una buena colección de frases similares suelen denotar el nivel de ansiedad que se puede llegar a alcnazar por un asunto así. Resulta muy curioso que la inmensa mayoría de los hombres afectados por este problema son heterosexuales y solo aparece en hombres homosexuales en muy raras ocasiones. Curioso el dato.

Cuando una persona afectada por el problema de la eyaculación precoz toma medidas y acude en busca de la ayuda de un profesional, este le ayuda a investigar el problema. Casi siempre, tras una evaluación detallada de las circunstancias que rodean el asunto concreto, se suele determinar que, en realidad, el problema es la preocupación por no alcanzar un tiempo que el mismo considere normal antes de la eyaculación.

La angustia y la ansiedad, como no puede ser de otra manera, en la inmensa mayoría de los casos suelen estar detrás de todo esto. Lógicamente, si el problema es la angustia que genera una mala experiencia, la solución pasa por trabajar para hacer desaparecer o, al menos, minimizar, ese problema. Evitar sensaciones equivocadas como la habitual de sertirse incompetente por eyacular antes de lo deseado resulta fundamental para dejar de vivir la propia sexualidad desde la frustración. Cuando se entiende que el problema no responde a una circunstancia física sino a la ansiedad adquirida después de una mala experiencia, la mayría de los casos mejoran de forma muy significativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.