La demisexualidad

Demisexualidad

La demisexualidad está comenzando a tener una presencia que, hasta ahora, no había tenido. Son muchas las personas que se preguntan qué es esto. Existen personas con las que tenenmos un importante nivel de conexión emocional. Sucede, bastante de vez en cuando, que aparece una persona en nuestra vida con la que conectamos de una manera especial. Enseguida encontramos una gran intimidad con ella y el afecto y la admiración mutua aparece de forma espontánea. Las personas que están afectadas por la demisexualidad son incapaces de alcanzar un vínculo sexual ante otra persona a no ser que reunan todas las condiciones anteriores. Una persona demisexual, por lo tanto, soo puede sentirse atraida sexualmente por otra persona si se siente atraída emocionalmente a ella.

Demisexualidad
Demisexualidad

Todos los deseos eróticos y las atracciones físicas que puedan tener lsa personas que tienen demisexualidad, se condicionan al establecimiento de esta serie de vínculos y afectos, además de or una trayectoria que les una a la otra persona para permitirles compartir un buen número de experiencias y actividades que les sean afines. Evidentemente, las personas demisexuales no sienten atracción sexual por todas las personas con als que establecen vínculos emocionales pero sí funciona, en el caso contrario, es decir, con cada persona que alcancen una atracción sexual habrán establecido una base de atracción emocional.

Una perona demisexual, posublemente tarde más tiempo en alcanzar una atracción por una persona. Para conseguirlo, han de establecer una vinculación emocional, esa es la base de la demisexualidad, que no siempre es sencilla. De la misma manera, cuando, después de haber mantenido unn vínculo emocional importante con una persona, por la circunstancia que sea, este vínculo se pierde, la atracción sexual hacia esta otra persona, tabién desaparece.

Resulta bastante común que las personas con demisexualidad se suelan sentir my diferentes al resto de las personas. Tenemos que tenenr en cuenta que estamos en una sociedad que, permanentemente, no smuestra modelos de conductas de consumo de usar y tirar, también en el mundo de las relaciones personales y, por supuesto, en el mundo de las relaciones sexuales y de la atracción física por un tercero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *