Cómo tener una buena erección

Buena erección

Alcanzar y mantener una buena erección es algo imprescindible para tener una vida sexual sana y satisfactoria. Sin embargo, resulta muy curioso saber que una buena cantidad de hombres obvian los cuidados que deben dar a su pene para que se mantenga saludable y, des esta manera, consiga los objetivos marcados. Debemos tener muy presente que la salud del pene debe convertirse en algo priritario para le hombre y para su pareja. Es necesario saber que los cuidados que proporcionemos diariamente a nuestro pene revertirán en su salud y, por lo tanto, en su facilidad par aalcanzar una buena erección.

Buena erección
Buena erección

El primero de los cuidados que hemos de proporcionar a neustro pene para que nos premie con una buena erección, sin duda, es la higiente. Al menos una vez al día, nuestro falo ha de ser lavado en profundidad, restrayendo el prepucio en caso de no estar circuncidado, y aplicando de forma generosa agua y jabón. Conviene recordar que acumular esmegma bajo los pliegues del prepucio, además de perjudicar la salud del pene, provoca un fuerte mal olor. Utilizar prendas holgadas y bien ventiladas ayuda a que respire la zona y se mantenga ventilada.

No debemos, bajo ningún concepto, forzar la rigidez del pene cuando está erecto, por ejemplo, contra nuestra voluntad. Resulta muy contraproducente llevar a cabo esta acción, ya que puede forzr algún músculo de los que lo conforman o, incluso, dañar algún vaso sanguíneo, con el riesgo que para su salud pudiera tener. Si queremos que nuestro pene nos premie con una buena erección, nunca debemos formarlo cuando está erecto. Una buena solución cuando se erecta contra nuestra voluntad en un lugar inapropiado es pensar en cosas antieróticas para vencer a su naturaleza.

Otra buena idea para que nuestro pene se comporte tal y como corresponde y nos haga disfrutar de una buena erección cuando así lo necesitemos es entrenarlo diariamente. El entrenamiento adecuado para este objetivo consiste en llevar a cabo los ejercicios de Kegel, los cuales nos ayudarán a controlar un aspecto tan básico para la salud de nuestro aparato genital como es su preparación física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *