El flujo vaginal femenino

El flujo vaginal femenino

En primer lugar, hemos de decir que la expresión «el flujo caginal femenino» es una redundancia evidente. EL flujo vaginal, evidentemente, ha de ser, en todo momento, femenino, No existe un flujo vaginal masculino. Al menos que nosostros sepamos. SIn embargo, cuando hacemos en Google una búsqueda de la referida expresión, en apenas 0,63 segundos, lanza 1.400.000 resultados. Como queremos alcanzar un lugar destacable dentro de estas búsquedas, nos resignamos a utilizar la consabida expresión, aún sabiendo que no se trata de la más acertada. Así pues, hoy nos ocuparemos del flujo vaginal femenino.

El flujo vaginal femenino
El flujo vaginal femenino

En mayor o menor medida, todas las mujeres cuentan con flujo vaginal fememenino. Se trata de una secreción que es capaz de lubricar la vagina para prepararla para el coito en casos de excitación. Bien es cierto que no siempre la cantidad flujo emitido guarda relación proporcional con la cantidad de relaciones sexuales e, incluso, con el número de veces que la mujer en ceustión sufre un nivel de excitación lo suficientemente alto. Vamos, que, pese a que una mujer lubrica cuando sex excita, por norma general, también puede lubricar de forma independiente a la excitación. La ropa interior de las mujeres, por norma general, suelen conocer muy bien esta realidad.

El flujo cervical femenino también es conocido como moco cervical- Cuando todo funciona correctamente en el organismo de la mujer en cuestión, llega un momento en la fase de excitación en el que la vagina comienza a dilatarse. Es ahí cuando empieza a producirse una lubricación con un líquido denso y viscoso que favorece la penetración plancentera y sin dolor tanto para ellas como para ellos. Sin duda, un invento de la naturaleza que nos hacer disfrutar del coito como corresponde.

La cantidad, calidad e, incluso, la composición del fñujo vaginal femenino ca variando a lo largo de la vida de una mujer. Las diferentes edades hacen que todos estos parámetros varíen. Sin embargo, incluso, en un periodo de tiempo muy corto, el flujo emitido puede variar, probablemtne debido a situaciones de estrés, problemas físicos o diferentes circunstancias de todo tipo. Después de la menopausia, la mayoría de las mujeres experimentan un importante descenso en el nivel de lubricación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.