Enfermedades relacionadas con el sexo oral

Enfermedades relacionadas con el sexo oral

Existen un buen número de enfermedades relacionadas con el sexo oral. Resulta fundamental, a la hora de practicar sexo, que seamos conscientes de los riesgos que estamos corriendo. Sólo conociendo los problemas que podrían estar derivados de la práctica sexual que decidamos elegir para la ocasión seremos capaces de poner los medios suficientes para protegernos del problema, en forma de enfermedad, que nos acecha. Por ello, vamos a dedicar nuestra entrada de hoy a las enfermedades que pudieran estar relacionadas con el sexo oral.

Enfermedades relacionadas con el sexo oral
Enfermedades relacionadas con el sexo oral

Todo el mundo conoce que practicar el coito sin protección puede transmitir un buen número de enfermedades de transmisión sexual, incluido, por supuesto, el SIDA. Sin embargo, mucha gente piensa que con el sexo oral estamos libres de este tipo de amenazas. Evidentemente, esto no es así. De la misma manera que necesitamos protección profiláctica para practicar el coito de una forma segura, la necesitamos para practicar el sexo oral con seguridad. Casi todas las enfermedades de transmisión sexual también están relacionadas con el sexo oral. Concretamente, en el caso del SIDA, su virus podría entrar en nuestro cuerpo por la vagina, el ano, el pene, el recto y, por supuesto, por la boca. Siempre sin descartar otras vías como, por ejemplo, una herida abierta.

Conociendo esto, por lo tanto, resulta imprescindible que cada vez que practiquemos sexo oral interpongamos una barrera de látex entre nuestro cuerpo, cualquiera que sea la superficie del cuerpo que utilicemos, y el de nuestra compañía sexual. Especialmente si no estamos completamente seguros de que tanto nosotros como nuestra compañía estamos libres de cualquier enfermedad de transmisión sexual. La inmensa mayoría de las enfermedades relacionadas con el sexo oral serán incapaces de penetrar esta protección.

También es conveniente tener en cuenta que la mayoría de los expertos en el asunto recomiendan que los condones que utilizamos, para protegernos durante la práctica del sexo oral, no contengan ningún tipo de lubricante, por los inconvenientes que pudieran plantear sobre la lengua y los labios, ya que suelen tener sustancias que resultan agresivas en algunos casos. De cualquier forma, existen condones especiales para la práctica del sexo oral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *