La promiscuidad y la infedilidad

promiscuidad

La promiscuidad y la infedilidad no tienen por qué ir de la mano. De hecho, la mayoría de las personas promiscuas sexualmente no suelen ser infieles a sus parejas. En realidad, la explicación está en entender bien qué es la promiscuidad, que no es más la necesidad de tener un gran número de relaciones sexuales sin que surja la necesidad de que el amor sea el sustento de este tipo de enceuntros. Tanto es así que las personas que tienen una notable promiscuidad sueleen enamorarse perdidamente de sus parejas mientras que las aventuras sexuales las suelen tneenr con otras personas de las que no precisan amor.

promiscuidad
promiscuidad

Hay que tener muy presente que la primiscuidad, por sí sola, y valorada de forma independiente, no supone ningún perjuicio para nadie. Es cieto que, si tenenmos en cuenta los factores culturales, pudiera parecer que es algo malo. SIn embargo, si analizamos profundamente la situación, no lo es. Si el análisis lo realizamos desde un punto de vista evolutivo, es evidente, que la naturaleza del ser humano pasa por mantener relaciones sexuales a lo largode su vida con varias parejas. Sin embargo, es el factor cultural el que nos hacer pensar que este hecho, cuando se realiza de forma voluntaria, premeditada y planificada,  se convierte en algo malo.

También es cierto que diferentes parejas toleran de forma diferente la promiscuidad. Así, resulta facil enceontrar personas que, sabedores de las necesidades sexuales de sus parejas y no pudiendo satisfacerles en ese sentido, permiten los enceuntros sexuales fuera de su relación sin ningún inconveniente. En cambio, para otro tipo de personas, esta circunstancia podría lelgar a ser totalmente intolerable.

Lo que puede convertir en algo realmente malo la promiscuidad es la forma que tengamos de afrontarlo, especialemnte respecto a neustras parejas. Si una persona promiscua actúa al margen de su pareja para satisfacer sus necesidades sexuales o, incluso, miente con descaro acerca de este hecho, sí podemos considerar que está sucediendo algo deshonesto. En cambio, si ante nuestra pareja actuamos con total sinceridad y la hacemos partícipe de cuál es nuestra situación, no enceuntro nada desleal en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *