El lenguaje corporal y el sexo

Lenguaje coprporal y sexo

El lenguaje corporal y el sexo están íntimamente relacionados, como no podía ser de otra manera. De la misma manera que el ser humano, independientemente de si es hombre o mujer, trae consigo de serie un lugar donde guardar los afectos de todo tipo, parte de esas cualidades afectivas vienen caracterizadas por la sexualidad propia del individuo, de manera que si cada afectividad guarda relación con un tipo de lenguaje corporal, es inevitable que, asociado a la actividad sexual, también exista un lenguaje corporal característico.

Lenguaje coprporal y sexo
Lenguaje coprporal y sexo

En realidad, el cuerpo, y el lenguaje corporal es la máima expresión de la realidad interior determinada por él, es el transmisor de las cosas que un individuo encierra dentro de sí. Cuaquier ser humano es capaz de mostrar al mundo sus emociones a través de la expresividad de su cuerpo, así, por ejemplo, somos capaces de denotar felicidad a través de una sonrisa o, incluso, con un determinado tipo de mirada. Somos capaces de que nuestro rostro muestre enfado a través, también, de una determinada colección de gestos que componnen un deteminado rictus. De la misma manera, somos capaces de mostrar al mundo cómo nos sentimos en lo relacionado a un encuentro sexual. Asi, por ejemplo, nuestro rostro nos delata cuando deseamos sexualmente a una persona a la que acabamos de conocer.

El lenguaje corporal no innato, el que no tienen que ver con los insitntos sino el relacionado con las costumbres sociales y hábitos adquiridos, también forma parte de la forma de expresión relacionada con nuestro cuerpo y, por supuesto, también guarda relación con nuestra parte sexual. De esta manera, un beso, aunque sea en la mejilla, no se da de la misma manera si se le da a una madre, a una hija o a la persona que deseas sexualmente. A pesar de tratarse de un hábito adquirido, no innato, la convención social de besar para demostrar afecto a las personas a las que queremos, la forma de besar no tiene nada que ver según el caso. La naturaleza sexual del individuo siempre está ahí y se manifiesta en cualquiera de nuestra actividades más normales y cotidianas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.