El sexo y el poder de la mente

El poder de la mente

El poder de la mente ejerce una potente influencia sobre nuestro estado de ánimo, sobre nuestras ilusiones, sobre nuestra forma de ver las cosas y, por supuesto, también sobre el sexo. Apenas existen cosas que puedan interpretarse de una manera totalmente objetiva. Casi todo lo que ocurre a nuestro alrededor se ve alterado por el tamiz que ejerce el poder de nuestra mente.

El poder de la mente
El poder de la mente

Un buen número de problemas sexuales, tales como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz o la infertilidad pueden tener un origen físico. Sin embargo, la influencia que el poder de lamente puede llegar a ejercer para alcanzar su curacióin o, incluso, para evitar que se manifiesten, es algo que, realmente, resulta facinante. Tanto es así que cada vez son más los especialistas que prescriben a sus pacientes psicoterapias sexuales para solucionar sus probvlemas sexuales. No son pocos los que encuentran una solución exitosa.

Parece que un reiente estudio del Imperial College de Londres ha determinado que la hormona conocida como metastina, puede ser utilizada con éxito en patologías del ámbito sexual. Se trata de una hormona producida de forma masiva durante la adolescencia y es la responsable del exceso de libido predominante entre los adolescentes. Se aadministra en adultos para tratar de solucionar problemas de índole sexual como los descritos, Como a nadie se le escapa, la fabricación de hormonas, por supeustop, esta incluida, es responsibilidad de nuestro cerebro, por loq ue resulta más que justificada la asociación que pretendemos hacer entre la solucion a problemas sexuales con el poder de la mente.

Así pues, el cerebro, nuestra mente en definitiva, es capaz de enviar una serie de respuestas lo suficiéntemente efectivas a nivel psicológico como para solucionar problemas relacionados con problemas sexuales pero parece que también lo es a nivel físico, como queda claro con la fabricación de hormonas que solucionan determinados tipos de problemas de este ámbito. Lo que sí es cierto es que la segunda solucióin añun ha de administrarse de forma externa, si bien el objetivo clínico es encontrar la forma de que sea el propio organismo el que las fabrique de una manera independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *