Un cunnilingus inolvidable

Un cunnilingus inolvidable

Un cunnilingus inolvidable. Cuando un hombre se baja al pilón, lo que quiere hacer no es un puro trámite. Cuando se baja ahí abajo, lo que pretende es practicarle sexo a oral a esa chica de una forma que nunca nadie se lo hubiese hecho antes. Lo que pretende es dejarla impresionada para siempre. Al menos, es lo que desean todas las chicas del mundo. ¿No es así? La palabra “cunnilingus” proviene de los términos latinos “cunnus” y lingo”. La palabra “cunnus” significa “vulva” y “lindo” algo así como “lamer”. De manera que la etimología parece clara. Pero, aunque la forma en que llamamos a el sexo oral femenino provenga del latín, lo último que se necesita para ponerlo en práctica es, precisamente, una lengua muerta. Más bien, lo que precisamos es todo lo contrario. Una lengua bien viva y ganas de querer practicar un cunnilingus inolvidable.

Un cunnilingus inolvidable
Un cunnilingus inolvidable

De la misma manera que sucede cuando hablamos de felaciones, lo primero que se necesita para poner en marcha un cunnilingus inolvidable es actitud. Si a este elemento le añadimos tiempo y constancia, muy mal se tienen que dar la cosa para que todo no transcurra de acuerdo a nuestras expectativas. Hay que tener en cuenta que cada mujer es un mundo q¡y que cada una necesita un periodo de tiempo diferente de estimulación. incluso, la misma mujer, en situaciones diferentes, precisa periodos de tiempo diferentes. Esto es un hecho y hay que tenerlo en cuenta siempre.

El tacto, la humedad y la textura que presenta la lengua es una aliada imprescindible para lanzarnos a realizar un cunnilingus inolvidable. Siempre hay que tener presente que la parte más sensible de la vulva es el clítoris pero que no es la única parte sensible. Otras zonas, como la entrada de la vagina, cuenta también con un importante número de terminaciones nerviosas.  Los movimientos que seamos capaces de llevar a cabo con la lengua también forman parte de la estrategia a seguir. Dibujar todo el abecedario con la punta de la lengua sobre diferentes partes de la vulva de nuestra compañera sexual puede ser una propuesta bastante satisfactoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *