Una vida sexual satisfactoria

Vida sexual satisfactoria

Todo el mundo desearía tener una vida sexual que les resultase satisfactoria. Eso es innegable. Es algo que resulta bastante obvio. Algunos, van presumiendo de general, sea cierto o no. Sin embargo, la mayoría de las personas hemos atravesado alguna fase en la que el malestar y la confusión se han adueñado de nosotros y han impedido que podamos llevar a cabo una vida sexual satisfactoria. Tal y como es nuestra verdadera aspiración.

Vida sexual satisfactoria
Vida sexual satisfactoria

Cuando esto sucede, lo primero que pensamos es que esta confusión irá pasando, poco a poco, hasta que desaparezca por completo. Hasta que podamos ir equilibrando todos los factores que intervienen en el juego que, por otro lado, es el deseo sexual. La excitación, el hecho de conseguir o no oportunidades sexuales, la experiencia en la cama y la experiencia, solo son algunas de ellas. En realidad, el único objetivo final es la satisfacción sexual. Alcanzar una vida sexual satisfactoria.

Las disfunciones sexuales, conocidas por todos, son algunas de las causas principales de los problemas de satisfacción sexual pero, en absoluto, se tratan de las únicas causas.  Puede que resulten ser las más evidentes y las más conocidas pero, contra lo que podamos llegar a pensar, existen un buen número de situaciones que pueden generar el problema con nuestra respuesta sexual.

En ocasiones, basta con un cambio de actitud para volver a alcanzar una vida sexual satisfactoria. Conviene recordar que la satisfacción sexual en este caso, no se trata de un estado permanente, fijo y que no se puede mover. En realidad, se trata de algo que tiene un carácter pasajero y que acostumbra a variar en el tiempo. Muchas veces, es suficiente con desterrar algunos hábitos que no nos están haciendo bien. La ingesta excesiva e alcohol, una dieta que abusa de las grasas saturadas y los carbohidratos o el consumo de drogas puede estar en el origen de nuestros problemas.

En otras ocasiones, situaciones de estrés propiciadas por el trabajo, la convivencia con la familia u otro tipo de acontecimientos similares han podido menoscabar nuestras capacidades sexuales. Retomar hábitos sanos suele ser una buena idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.