La eyaculación del varón

Eyaculación

La eyaculación es la acción física por la cual ocurre la liberación de esperma. Normalmente, ocurre por el estímulo durante el acto sexual o masturbación o, involuntariamente, como en la polución nocturna. Generalmente viene acompañada de una intensa sensación de placer, el orgasmo. El proceso se inicia con contracciones involuntarias de los músculos del epidídimo, conductos deferentes, vesícula seminal y próstata, que liberan fluidos que se conducen hacia la parte posterior de la uretra. Entonces, las contracciones involuntarias y rítmicas de los músculos pélvicos dan propulsión al semen, que pasa a través de la uretra para abandonar el pene. Normalmente, después de la eyaculación ocurre el período refractario, a lo largo del cual no hay respuesta a estímulos sexuales y, por lo tanto, no puede ocurrir otra eyaculación.

Eyaculación
Eyaculación

El problema más común relacionado con la eyaculación es la eyaculación precoz que, generalmente, genera insatisfacción durante el acto sexual. Otros problemas incluyen la eyaculación retardada, en la que el individuo toma mucho tiempo para liberar el semen o, incluso, la anejaculación, caso en el que el individuo no es capaz de llegar a la eyaculación. La eyaculación retrógrada ocurre cuando sucede la entrada de fluido seminal a la vejiga.

La eyaculación es la acción física en la que ocurre la liberación de semen del aparato reproductor masculino. El orgasmo, por otro lado, es la intensa sensación de placer que a menudo acompaña la eyaculación. Normalmente los individuos eyaculan por primera vez cuando tienen edad entre once y quince años, a través de una polución nocturna. Sin embargo, las primeras eyaculaciones tienen una cantidad reducida de espermatozoides. Solo uno o dos años después de la primera eyaculación sucede que el semen adquiere las características de un individuo adulto.

La eyaculación se divide en dos fases principales, la emisión y la expulsión de semen. Cada una proviene de la acción de diferentes estructuras anatómicas. El epidídimo, conductos deferentes, vesículas seminales, glándulas prostáticas, uretra prostática y el cuello de la vejiga participan en la etapa de emisión mientras que la uretra y los músculos pélvicos participan en la expulsión.

El pene no necesariamente necesita estar erecto para que haya eyaculación o orgasmo. Los hombres pueden alcanzar la eyaculación y el orgasmo sin el estímulo del pene. Los casos más frecuentes ocurren durante la polución nocturna. También puede ocurrir el orgasmo sin la expulsión de fluido eyaculatorio, o su expulsión sin el orgasmo. La eyaculación puede prevenirse a partir de diversas condiciones, como las que afectan al sistema genital, como la prostatectomía, las condiciones psiquiátricas, como el trastorno obsesivo compulsivo, y psicososexuales, además del efecto colateral de algunos medicamentos, como Inhibidor selectivo de recaptación de serotonina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *