Las funciones de la vagina

Funciones de la vagina

La vagina, como todo lo que forma parte del organismo humano, cuenta con una serie de funciones claramente establecidas y que resultan fundamentales para que todo transcurra con normalidad. Las funciones fundamentales de la vagina son, por un lado, las que tienen que ver con la sexualidad, como, por ejemplo, recibir el pene en el coito, y als que tienen que ver con la reporducción, como, por ejemplo, y aquí destacamos la más importante, dar salida al feto en el momento del parto. Otras funciones de la vagina pueden ser, por ejemplo, expulsar el contenido menstrual. La vagina posee un gran número de terminaciones nerviosas y paredes elásticas que en su estado natural tienen entre  7 y 8 cm pero que,  cuando se estimula, puede aumentar de una forma muy considerable. Esta elasticidad es fundamental en situaciones como la del parto, donde la dilatación de la vagina resulta imprescindible para la salida del bebé al mundo, siempre que hablemos de un parto natural.

Funciones de la vagina
Funciones de la vagina


En principio, la vagina está protegida solamente por el hi
men, una membrana fina con algunas perforaciones que permiten la salida de la menstruación. El himen, normalmente se rompe en la primera relación sexual, aunque algunas actividades no relacionadas con el sexo pueden, eventualmente, ocasionar ese rompimiento. De hecho, a muchas mujeres les sucede la rotura del himen realizando algunas prácticas deportivas o, incluso, movimientos relacionados con su vida rutinaria. La perforación del himen causa un pequeño sangrado.

A los órganos genitales femeninos asumen la tarea de producir la célula reproductora femenina, así como de retener el producto de la eventual fecundación, permitiendo su desarrollo. El aparato reproductor femenino está formado por los ovarios, donde la célula reproductora femenina se forma, las trompas uterinas, el útero, la vagina y la vulva.

Las bacterias naturalmente presentes en la flora microbiana de la vagina hacen que tenga un olor característico, aunque no siempre un olor fuerte es sinónimo de un mal olor. De hecho, el olor a vagina puede ser tremendamente excitante para algunas personas. Sin embargo, muchas enfermedades de transmisión sexual presentan el mal olor como uno de los síntomas característicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.