Las zonas erógenas

Zonas erógenas

Las zonas erógenas son ciertas partes del cuerpo donde la estimulacióno, a veces, el simple roce, puede causar excitación sexual. Muchos animales utilizan las zonas erógenas de sus parejas como parte de complejos rituales de apareamiento, en actos que pueden asemejarse a danzas o luchas. Las zonas erógenas están presentes en muchas especies animales, no es, ni mucho menos, patrimonio exclusivo de la especie humana, y pueden ser interpretadas como una estrategia seleccionada para favorecer el acto sexual y facilitar la reproducción sexual y, por lo tanto, el hecho de seguir perpetuando la especie. También pueden actuar en la selección de individuos con  mayor capacidad de excitar a su pareja, eliminando los menos aptos para esta función. Sin duda, las posibilidades que nos ofrecen la szonas erógenas, propias y agenas, son muchas.

Zonas erógenas
Zonas erógenas


En el ser humano, las zonas erógenas son determinados puntos o fragmentos sensibles de la piel que, al tacto, desencadenan una reacción de excitación. La presencia de estas zonas, o al menos la intensidad de la sensación causada, puede variar de individuo a individuo y, por supuesto, variar para una misma persona que experimenta situaciones diferentes, aunque los patrones se delimitan de acuerdo con las zonas señaladas por la mayoría de las personas. Cuello, nuca, lóbulo de la oreja, labios y lengua, pezones, nalgas, muslos y dedos, además de los propios órganos sexuales, son comúnmente apuntados por hombres y mujeres como las zonas erógenas de mayor actividad.


En la piel existen regiones más sensibles al tacto, debido a la cantidad de terminales nerviosos bajo la piel y el espesor de la dermis. Normalmente, las regiones de la piel con la epidermis más fina presentan mayor sensibilidad. Existen, principalmente, dos clases de zonas erógenas en la piel. Estas áreas incluyen los laterales y detrás del cuello, las axilas y los laterales del tórax. La mayor excitación y estimulación previas son responsables del aumento de la respuesta sexual. Estas áreas producen sensaciones más fuertes e incluyen los genitales, incluyendo el prepucio, clítoris, vulva y piel perianal, escroto, labios, boca y pezones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.