Acariciar las zonas erógenas (1)

Zonas erógenas

Acariciar las zonas erógenas adecuadamente no es una tarea sencilla. Del mismo modo que el cuerpo masculino esconde  puntos erógenos que, al ser tocados, hacen estallar de placer, las mujeres también disponen de una geografía muy intensa en este sentido. Sin duda, acariciar las zonas erógenas de una mujer de un modo satisfactorio, siempre resulta un buen negocio.

Zonas erógenas
Zonas erógenas

¿Cuántas veces  has ruborizado a alguien  lamiéndole el lóbulo de la oreja? ¿Has excitado a una mujer con una simple caricia en el ombligo? La piel de la mujer es, casi en su totalidad, una gran zona erógena. Así pues, toda ella es capaz de estremecerse con un beso, un roce, una caricia.

Sin duda, vamos a desvelar los puntos de la geografía femenina. Descubriremos, por supuesto, las claves para los masajes en clave erótica. Haremos, por lo tanto, un pequeño recorrido por la mujer. Siempre, a través de sus puntos más delicados.

Entonces, recorreremos sus zonas erógenas. Llegaremos, rápidamente, a los lugares más calientes. Así que, vamos a ello. En cualquier caso, no olvides que le sexo es hermoso.

La boca y en especial los labios, son para la mayoría de las mujeres una de las zonas más erógenas. Con la punta de los dedos, con la lengua, con los labios. Una boca es capaz de provocar una estimulación en el 100% de su cuerpo.

La estimulación de la boca de una mujer puede encender todo su cuerpo. También puede producir un efecto directo en la excitación de sus órganos genitales. Eso sí, la ternura y la pasión son los ingredientes estrella. Nunca olvides esto.

Las orejas, y en especial los lóbulos, son unas zonas muy sensibles a la excitación. Delicadas caricias en esta zona son suficientes para hacer estremecer a la mujer de pies a cabeza.

De hecho, se puede llegar a alcanzar el orgasmo. ¡Y de qué manera! La mejor forma para masajear en esta zona es empezando a acariciar el cuello mediante tiernos y excitantes besos y subiendo hasta las orejas. Cada vez más despacio. Y más húmedo. No falla.

Las caricias en el interior de los muslos es el preludio de un orgasmo de cine. Esta zona es capaz de provocar una excitación total en la mujer. La mejor manera de acariciarla es empezar con la punta de los dedos, seguir con los labios e incluso con la lengua y terminar con el pene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.