Masajear un pene (y 2)

Masajear otro pene

En la última entrada de nuestro blog nos dedicábamos a explicar cómo masajear un pene de diferentes formas excitantes pero no convencionales. Ante el éxito que ha tenido, vamos a ampliar la información con algunas otras formas alternativas que nos ayuden a huir de la rutina y la monotonía a la hora de masajear un pene.

Masajear otro pene
Masajear otro pene

La técnica del doble golpe es bastante eficaz a la hora de masajear un pene de forma no convencional. Para este tipo de masaje hay que utilizar abundante lubricante. Para ello, deberás hacer a un lado el pene con una de tus manos mientras con la otra acaricias los testículos, ya que ellos también entran en el juego. Entonces, deberás hacer los movimientos arriba y abajo de forma rítmica.

Ordeñar el pene también es una de las posibilidades. Esta técnica también constituye un masaje muy erótico. Para ponerlo en práctica debes usar alternativamente tus manos y recorrer el pene desde la base hasta la cabeza. Funciona muy bien si el hombre se pone a cuatro patas y tu le pasas la mano por debajo. También puede hacerse desde atrás.

Curiosa técnica la del Golpe Anvil. Baja la mano por el pene desde la punta hasta la base y suéltalo cuando llegues a la base. Mientras tanto, la otra mano comenzará hacer el mismo recorrido y deslizarse por el pene justo antes de que la primera mano lo suelte. Se trata de un suave y agradable masaje, así que evita ejercer mucha presión.

La técnica del anillo, como su nombre sugiere, trata de hacer un anillo usando tu pulgar e índice. Se desliza por el pene hacia arriba y hacia abajo. Cuando llegues cerca de la punta cierra el anillo y mantener la presión mientras bajas de nuevo a la base. Una vez en la base afloja la presión para subir.

El palo es otra de las técnicas para masajear un pene. Coge el pene con una mano y mueve hacia arriba y hacia abajo sin tocar la punta. Verás como ésta se va hinchando y poniendo roja.  Hazle el masaje por ejemplo poniendo en práctica la técnica de la Palma Circular o del llamador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *