La inteligencia emocional y los orgasmos

La inteligencia emocional y los orgasmos

La inteligencia emocional y los orgasmos están relacionados. Según un estudio que acaba de salir en la revista Journal of Sexual Medicine, las variaciones en la inteligencia emocional, es decir la capacidad de identificar y manejar las emociones de uno mismo y de los demás, se asocian con frecuencia a la calidad y la cantidad de los orgasmos durante las relaciones sexuales y la masturbación. Parece interesante. La inteligencia emocional y los orgasmos están unidos en una relación directamente proporcional. La ciencia sigue avanzando

La inteligencia emocional y los orgasmos
La inteligencia emocional y los orgasmos

La inteligencia emocional y los orgasmos se asociaron entre sí tras el estudio al que hacemos referencia. Parece buena noticia. Sin embargo,  no lo hizo con otras variables como la edad o el nivel de educación. Tampoco encontramos una asociación significativa entre la inteligencia emocional y los factores de riesgo potenciales para el trastorno orgásmico femenino, como la edad.

También el índice de masa corporal. O el abuso físico o sexual. Incluso la menopausia. Es curioso como se ha demostrado que variables que pensábamos que no guardaban relación alguna sí que estaban relacionadas y cómo, con las que creíamos que estaban relacionadas, se demuestra que tal relación era inexistente.

Encontramos que, sin embargo, la inteligencia emocional y los orgasmos sí que se correlaron positivamente con la frecuencia del orgasmo durante el coito y la masturbación. Las mujeres en el cuartil más bajo de la inteligencia emocional tenían mayor riesgo de orgasmo infrecuente.

La inteligencia emocional baja parece ser un factor de riesgo significativo para la baja frecuencia orgásmica. En realidad, parece lógico. La consideración de este factor de riesgo conductual puede ser necesario para incorporarlo a otras investigaciones relacionadas. Detalle a tener en cuenta. No cabe duda.

El hecho de que la inteligencia emocional y los orgasmos estén relacionados supone una evidencia de que la genética no es el único factor que influye en la cantidad y la calidad de los orgasmos.  Como cabía suponer. Por fin existen datos al respecto.

Los patrones de comportamiento sexual y la fisiología que se refiere a la frecuencia y distribución de orgasmo, pueden estar muy estrechamente relacionadas con la reproducción. Realmente no se puede aún demostrar. Lo que sí que podemos afirmar gracias a este estudio es que las causas que relacionan los orgasmos con la capacidad reproductora  no necesariamente deben ser exclusivamente genéticas como, hasta ahora, se había supuesto. Soprendente, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *