Los roles de género

Roles de género

Los estereotipos y roles de género son creencias o ideas preconcebidas. Se trata de prejuicios que se han ido construyendo y transmitiendo culturalmente en las sociedades a lo largo del tiempo. En general se encargan de repartir atributos de las personas entre hombres y mujeres. De esta forma, limitan sus respectivas expectativas de vida. Por supuesto, tmabién sucede con las posibilidades de desarrollo personal. Los roles de género, en general, han sido una herramienta de las sociedades machistas.

Roles de género
Roles de género


La sociología estudia los roles sociales de género que hay en el comportamiento de los hombres y las mujeres. También lo hace con  las importantes diferencias que existen en el reparto de los roles entre ambos géneros. En este caso, dependen de cada sociedad. La cultura, el lugar o la época, resulta determinantes.

Los roles de género están muy presentes en nuestra sociedad. No hay más que echar un vistazo a los medios de comunicación, a la publicidad o al  lenguaje. Es algo evidente en la asignación de responsabilidades y obligaciones dentro de la familia y en el desarrollo de las relaciones afectivas.

En el mundo occidental, uno de los roles asignados tradicionalmente a los hombres es el de ser responsables de las actividades productivas. Sucede algo parecido con las actividades de representación política. Sin embargo,  uno de los roles asignados tradicionalmente a las mujeres es el de ser responsables de las relaciones afectivas y cuidar del hogar.

En los años 70 del siglo XX se empezó a hablar del género de una persona referido a la construcción de los diferentes roles que la sociedad asocia al sexo, macho o hembra, hombre o mujer.  Básicamente, se trata de sustituir la palabra sexo por género. De esta manera se asumía implícitamente que mujer equivalía a feminidad y hombre a masculinidad.

A partir de los 90 esta visión comenzó una lenta transformación que aún no ha concluído. Ahora, al menos, sabemos que conceptos como sexo, orientación sexual y género están relacionados pero no son, en absoluto, equivalentes. Aunque queda mucho camino por andar en este camino de la normalización, los avances de los últimos años han sido bastante significativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *