La zona anal en los hombres

La zona anal del hombre en el sexo

¿Es importante, en el sexo, la zona anal de los hombres? Tanto hombres como mujeres tenemos energía femenina y masculina. Esp es así. Generalmente, el sexo masculino penetra y el sexo emenino recibe. En la relación sexual, es posible y divertido explorar la manifestación de ambos. Sin duda, esto hará más rico del encuentro. La zona anal masculina, ahí tienen mucho que decir. El hombre puede recibir las caricias de una mujer. Y excitarse mucho con ellas. Además, la mujer siente como es ser activa. Así como  que sus actos generan un efecto en su compañero. La posibilidad de ponerse en el lugar del otro amplía la capacidad de disfrutar de ambos. Siempre, tratando que ninguno pierda su energía esencial básica.

La zona anal del hombre en el sexo
La zona anal del hombre en el sexo


Una de las formas de utilizar satisfactoriamente la zona anal masculina es la estimulación del punto P. El hombre puede estar acostado en la cama. Se ha de enceontrar de espaldas. Mejor que flexione las piernas apoyando las plantas de los pies sobre la cama. Se puede colocar una almohada debajo de los glúteos para facilitar el acceso. Se ha de entrar en contacto con la zona, acariciando suave y cuidadosamente ingles y testículos. Así hasta llegar al perineo.

Si es necesario, puedes utilizar un lubricante a base de agua. Es importante saber que en el ano no se produce lubricación natural.  Es conveniente seguir acariciando, ejerciendo una presión suave y rodeando con los dedos el esfínter. Este estímulo ya producirá sensaciones placenteras.

Se puede empezar la estimulación muy lentamente con los dedos o con la boca para ir acostumbrando la zona. Así hasta que esté relajada, blanda y abierta. El ano tiende a contraer ante la presencia de algún objeto extraño. Por eso  es aconsejable ir acostumbrándose. Por ejemplo, explorando la zona al bañarse o al usar el bidé.

La persona penetrada debe poder determinar la intensidad de los movimientos, la profundidad de la penetración y los diferentes momentos del proceso.

Introducir un dedo  haciendo presión como si se intentara tocar la base del pene desde dentro del cuerpo del compañero. Siempre hay que ser muy respetuoso con lo que siente y pide la persona penetrada. Hay que detenerse si lo pide, ir más despacio o cualquier otra solicitud. La idea es que sea una situación agradable para ambos.

Se pueden hacer movimientos deslizantes del dedo. Tanto hacia dentro como hacia fuera. También se pueden hacer suaves presiones con el dedo sobre la próstata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *