Sexo en la ducha

Sexo en al ducha

¿Has probado el sexo en la ducha? ¿Has experimentado el placer más orgásmico bajo el agua? Cambia tus rutinas sexuales y haz de la ducha el mejor escenario para el sexo. Si te dejas guiar, te enseñamos cómo hacerlo.

Añadimos una dosis extra de pasión. Rompemos la rutina. Cita a tu pareja en el baño. Sí, sí, en el baño. Haz de este lugar tan íntimo el escenario perfecto para un encuentro muy sensual.  Desde primera hora de la mañana.


Tienes que empezar a pensar en la ducha no como un acto rutinario. Si lo haces así, lograrás convertirlo en algo muy pasional y placentero. La ducha puede ser un excelente afrodisíaco. Una combinación explosiva de caricias provocadoras.

Puedes empezar haciéndola disfrutar. Invita a tus dedos a entrar en su zona genital. Trata de que jueguen como ellos solo saben, con su clítoris. Primero acariciando por un lado y luego por otro. A ritmos diferentes. Siempre ejerciendo pequeñas presiones sobre él.

De acariciar los labios menores y mayores de tu pareja a acariciar con la palma de la mano su vagina. Despues puedes introducir sus dedos. Siempre que ya  esté bien lubricada.

Puedes culminar el encuentro sexual fuera de la ducha. Por ejejmplo, con la postura de la dama. Para ponerla en práctica siéntate y deja que ella se ponga sobre ti. Esta postura favorece una buena penetración.

Es una postura muy íntima que permite una penetración bastante profunda. Además es genial para alcanzar una excelente estimulación de pechos y clítoris.

Esta postura es todo un clásico ideal para practicar en cualquier espacio. Os podéis poner de pie uno frente al otro. Frota yu pene contra su vulva. Llegados al punto de excitación, es el momento de la penetración.


No olvides que el secreto está en invitar a tu pareja a ducharse contigo. Una vez dentro de la ducha, con el agua resvbalando por vuestros cuerpos, todo vendrá rodado SImplemente tenéis que dejaros llevar por el instinto. Podéis utilizar las técnicas que hemos descrito o cualquier otra que os pida el cuerpo. Se trata, sin duda, de la mejor manera de empezar el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *