El amor libre

Amor libre

La expresión “amor libre” es utilizada como referente del movimiento social que huye del matrimonio como única vía posible para practicar sexo. Este movimiento llega a entender el matrimonio convencional como una forma de esclavitud social. Su primer objetivo fue evitar que el Estado se metiese en la vida sexual de los individuos. Asuntos como el control de la natalidad y el adulterio penado estaban de plena actualidad. El amor libre, pues, fue una fórmula de protesta social. Pero, también, de liberación sexual.

Las reivindicaciones de las peronas que reclamaban el amor libre​ pasaban por que las relaciones sexuales no fuesen reguladas por institución alguna. El concepto de unión legítima o no no debería depender de institución alguna. La libertad sexual estaba tras la conocida expresión “amor libre”.

Ya desde el siglo XIX, el matrimonio cobró una gran importancia social. Se vio especialmente magnificada en países occidentales como EEUU. Así, un estadounidense de clase media buscaba que el hogar fuese algo estable en medio de un mundo que no lo era. De ahí sergen muchos de los roles que la sociedad, tradicionalmente, ha asignado a hombres y mujeres.

Precisamente, contra esos roles establecidos se levanta el movimiento “amor libre”. Contra lo que se pudiera pensar, este movimiento nunca abogó por la proliferación de parejas sexuales ni nada parecido. Ni mucho menos. En realidad no es así. Únicamente se centró en que las relaciones sexuales y afectivas no deberían estar reguladas por la ley. En ningún caso. Esa era la reivindicación real.

Este movimiento se ha repetido en diferentes momentos históricos en diferentes lugares. Por ejemplo, en Estados Unidos, la revolución sexual asociada a este movimiento se produce en los años cincuenta. En España, hasta principios de los años ochenta no aparece. Es verdad que lo hace tímidamente. Sin embargo, con el tiempo se fortalece.

En cualquier caso, el concepto “amor libre” no es patrimonio de un lugar ni de una sociedad concreta. Se trata de una reinvidicación que, en diferentes lugares ha ido apareciendo en diferentes épocas, como respeusta a una realidad social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *