El beso de Singapur

El beso de Singapur

El beso de Singapur es, probablmente, una de las técnicas sexuales más excitantes. No cabe dudad e que a la vez, de las más difícles de practicar. Esto es así. Para llevar la a cabo es necesario contar con un entrenamiento adpatado para cubrir estas necesidades. El beso de Singapur, a pesar de ser una técnica milenaria, no es excesivamente conocido por el gran público. Probablemente, el desconocimiento que se tiene de esta experiencia sexual se debe a la dificultad para llevarla a cabo.

Cuenta la leyenda que, hace más de tresmil años, en el corazón de la India, una prostituta de Shangai inventó la técnica que, posteriormente, comenzó a conocerse como el beso de Singapur. Bonito nombre, ¿no? La técnica consiste en introducir, primero, y sacar, después, el pene del varón, contando, tan solo, con los movimientos de succión de la vagina. Suena bien, ¿no es así?

Parece que  la Historia esconde un buen número de anécdotas relacionadas con el beso de Singapur. Veámos alguna. Por ejemplo, parece que Diane de Poitiers, amante del rey Francisco I y Enrique II de Francia, era una experta en el desarrollo de esta técnica. Curioso, ¿no? Tanto que era capaz de llevar a sus parejas sexuales al máximo placer gracias a la aplicación de esta técnica. Parece que a ella también le resultaba extraordinariamente placentera. No me extraña.

Las geishas, posteriormente, añadieron alguna variante al beso de Singapur clásico. Por ejemplo, la de añadir el uso de los músculos del abdomen a la succión de la vagina. Se trata, sin duda, de una excelente forma de mejorar una técnica tan sublime, tanto para las mujeres que lo practican como para los hombres que, en este caso, no son más que un objeto pasivo.

El secreto para practicar un bien beso de Singapur se esconde en los movimientos de contracción y relajación de los músculos vaginales. Se trata de una sensación parecida a la que un hombre siente cuando su pareja sexual le succiona el pene con los labios. Es cierto que, en algunas mujeres, esta técnica pueda darse de forma expontánea. Sin embargo, lo más habitual es que requiera de un adecuado entrenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.