La sexualidad femenina

Sexualidad femenina

La sexualidad femenina no se limita exclusivamente al sexo. Se trata de una actitud con la que una mujer se levanta de la cama cada mañana. Es, por ejemplo, la sensualidad con la que se da cada paso al caminar. Se trata, por suùesto, de la forma de enfrentarse al placer. La sexualidad femenina es, en realidad, la esencia de ser mujer.

Resulta fundamental que una mujer viva toda su sexualidad. La plenitud sexual de una persona no se puede alcanzar si no existe un disfrute pleno de la propia sexualidad. Por supuesto, siempre desde la perspectiva propia. En ningún caso desde los cánones que la sociedad o el entorno hayan podido imponer.

La sexualidad femenina se expresa de una manera diferente a la de los hombres. Eso es evidente. Sin embargo eso no se manifiesta de la manera que pensamos. Por ejemplo, el hecho de que los hombres expongan constantemente su predisposición al exo y las mujeres no, no tienen que ver con la diferente naturaleza de la sexualidad de ambos. Ni mucho menos. En este caso, se trata de una cuestión estrictamente social.

Si hacemos un pequeño estudio sociológico y curioseamos los grupos de WhatsApp de grupos solo compuestos por hombres y de grupos solo compuestos por mujeres, las diferencias en los contenidos son más que evidentes. Además, estas diferencias cuentan con un claro sesgo que cada grupo lleva a lo que se espera socialmente de ellos o ellas. Es decir, el sexo y los deportes estarán muy presentes en los chats masculinos. Los niños y la cocina, por contra, estarán muy presentes en los femeninos.

Las mujeres, por norma general, se encargan de estimular su mente, en materia sexual, de una manera diferente a como lo hacen los hombres. De eso no hay duda. Pero es evidente que lo hacen. De otra manera, por supuesto. Pero lo hacen. El aspecto social, en cambio, no está presente en este caso. Al menos con la misma presencia. Cuando se trata de asuntos íntimos y personales, la influencia social suele ser mucho menor que en los casos públicos. Como parecía lógico pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *