Los efectos afrodisíacos del chocolate

El chocolate y el sexo

Las teorías sobre los efectos afrodisíacos del chocolate no son de ahora. De hecho, es algo que circula de boca en boca desde la época de los aztecas. Ahí es nada. Hagan la prueba. Hagan una pequeña encuesta a su alrededor. Pregunten a las mujeres que tengan ahora mismo a su alrededor qué alimento eligirían par antes de tener sexo. Estoy seguro de que más de una dirá que el chocolate. Por supuesto, esta prueba no cuenta con ningúbn rigor científico pero da una idea.

Tanto el chocolate en sí mismo como una enorme colección de preparados en los que el chocolate es el elemento principal se ven constantemente valorando sus propiedades afrodisíacas. Hagan la prueba de hacer una búsqueda en Internet.

Lo que sí es bastante claro y asumido por todos es la sensación de bienestar que tenemos después de haber ingerido chocolate. Esta sensación es totalment real y se da porque sustancias como la feniletilamina están presentes en su composición. Estamos hablando de un potente componente orgánico perteneciente a la familia de las anfetaminas. Además, cuenta con unas importantes propiedades antioxidantes. Lo que redunda en la sensación de placer.

La feniletilamina es una sustancia que también se genera en el organismo cuando nos sentimos atraídos por otra persona de una manera física. Esta sustancia consigue activar la producción de serotinina que, a su vez, roduce una estimulación de los neurotransistores a las terminales de las células nerviosas. Toda esta acción empieza en el hipotálamo, que es una región del cerebro, y de ahí, viajan a la corteza cerebral. Precisamente es ahí donde residen las experiencias pasadas.

Sin duda,  el chocolate produce bienestar. Eso  es así. Otra cosa es que, en realidad, cuente con propiedades afrodisíacas. Esto es mucho más relativo. Sin duda, este extremo tiene más que ver con el subconsciente que con otra cosa. Y ahí estamos ante un territorio delicado. De esta manera, es posible que para algunas personas sí que exista esa activación sexual a partir del consumo del chocolate. Lógicamente, también es posible que otras personas no sufran esta reacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.