Los gustos sexuales

Los gustos sexuales

Los gustos sexuales varían. Eso es algo totalmente lógico. De hecho es algo que le sucede a todo el mundo. A lo largo de nuestra vida, nuestro gusto sexual va variando y sufre un cambio en base a diferentes circunstancias. SUele suceder que algo que nos parecía muy excitante en el pasado, ahora no nos provoca las mismas sensaciones. O al contrario. Que algo que, anteriormente, no nos reportaba un estímulo sexual, ahora sí que lo haga. Es algo totalmente normal.

Son muchas las variables que pueden influir en este cambio. Nuestro aprendizaje en base a la experiencia, sin duda, es uno de ellos. Quizás se trate del más importante de todos ellos. Sin embargo, existen otros. Desde el estado de salud física en un determinado momento, hasta la situación emocional que podamos llegar a atravesar durante algún periodo de nuestra vida.

El caso es que nuestros gustos sexuales no son algo fijo e invariable. Muy al contrario, se trata de algo que puede y debe variar a lo largo del tiempo. De hecho, lo hacen, adatándose a diferentes circunstancias.

El mundo de la imaginación y, por lo tanto, de las fantasías sexuales, está muy presente en la variación de nuestros gustos sexuales. La experimentación de posibilidades nuevas no exploradas anteriormente nos suele abrir nuevos camimos. En unos casos para incorporarse a nuestras nuevas opciones y, en otros casos, simplemente para descartarlos.

Hemos de decir que, como no puede ser de otra manera, cualquier posibilidad sexual entre adultos y en la que los implicados estén de acuerdo es válida. No cabe otra posibilidad de que respetarlo. Así, a pesar de no exister un manual de instrucciones para disfrutar plenamente de nuestra vida sexual, cuanto mayor formación sexual tengamos, más posibilidades tengremos de encontrarla por nuestros propios medios.

A lo largo del tiempo, según vamos cumpliendo años, resulta algo muy común incorporar a nuestros hábitos sexuales nuevas costumbres y, en ocasiones, abandonar algunas otras que fueron habituales para nosotros. Es algo que resulta tan normal como frecuente a lo largo de la vida sexual de la mayoría de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.