El porno y la vida sexual

El porno y la vida sexual

¿Qué relación tienen el porno y la vida sexual real de cada uno? Esta pregunta no resulta tan facil de contestar como pudiera parecer en un principio. Y es que, como casi siempre que hablamos de un tema relativamente conflictivo, hay una serie de circunstancias positivas en esta relación y algunas negativas. Vamos a ver cómo ser relacionan el porno y la vida sexual.

El porno puede actuar positivamente con la vida sexual de una persona. Para ello hay que utilizarlo como una posibilidad de abrir horizontes nuevos. De manera que permita probar nuescas experiencias. Y es que el arte del erotismo recoge tanta variedad que sería una verdadera pena renunciar a nuevos descubriminetos simplemente por desconocimiento. ¿No crees?

Por supuesto, otra forma de relación positiva entre el cine pornográfico y nuestra vida sexual es la posibilidad de conseguir la excitación que nos puede provocar. Resulta evidente que, tanto hombres como mujeres, utilizan con frecuencia escenas de cine porno para conseguir alcanzar la excitación sexual. La oferta en este sentido, una vez más, es impresionante. Y no solo en cantidad. También en variedad. Existen opciones para todos los gustos.

En cuanto los aspectos negativos del cine porno en nuestra vida sexual, sin ningún tipo de duda, el principal aparece cuando se confunde la ficción con la realidad. El cine X, como cualquier otro tipo de cine no es más que una ficción. Se trata de mostrar una serie de encuentros sexuales no como sucederían en el mundo real sino como se puede conseguir que resulten en el cine.

Es más común de lo que debería que algunas personas sin la adecuada madurez se confundan en este sentido. Las consecuencias pueden ser terribles. La forma en el que el cine porno muestra las relaciones íntimas no son más que eso, escenas de cine, pautadas y convenientemente exageradas.

Los cuerpos de los actores y actrices del cine para adultos tampoco son generosos con la realidad. Estamos ante profesionales en el culto a su propio cuerpo, ya que es su medio de vida. Sin embargo, el individuo medio que podamos encontrar por la calle, casi con toda seguridad, no responderá a este perfil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *