Algunas prácticas sexuales que hay que probar

Prácticas sexuales que todos deberíamos probar

Existen un buen número de prácticas sexuales que hay que probar. Hablamos, lógicamente, de aquellas que no son demasiado típicas pero tampoco demasiado atrevidas como para que nos echen para atrás. Es evidente que cada persona, en materia sexual, tienen un criterio diferente al resto del mundo. Por supuesto, las parejas sexuales, como entidad propia, también tienen esa característica que las diferencia del resto. Sin embargo, nos atrevemos a recomendar algunas prácticas sexuales que creemos que todo el mundo debería probar sin miedo.

Según va pasando el tiempo, sobre todo si vivimos en pareja, nos vamos volviendo más y más conservadores en materia sexual. Salir de la monotonía o, mejor aún, evitar caer en ella es algo más que recomendable. Innovar en la cama es lo mejor que podemos hacer. Por nosotros, por nuestra pareja y por la relación que nos une. Es por eso que os vamos a sugerir algunas prácticas sexuales que todo el mundo debería probar. A por ellas.

Resulta muy excitante para algunas muejres que les den unas palmaditas en las nagas en el momento en que la están penetrando. A esta acción se le conoce con el nombre de spanking. Se trata de una de las prácticas sexuales que todos deberían probar. Incluso, hay técnicas que coordinan el momento de los cachetes con el momento previo del orgasmo y que contribuye a retrasarlo. De esta manera, el coito dura más y es más explosivo.

El bondage, sin duda, es otra de las prácticas sexuales que todos deberíasmos probar alguna vez. Eso de atar manos y pies y tapar los ojos de nuestra pareja provoca un placer solo comparable al que se siente cuando te lo hacen a ti. Notarás cómo todos los sentidos cobran otra dimensión. El nivel de excitación crecerá sobremanera. Ya lo verás.

Utilizar un vibrador para trasmitir vibraciones en partes diferentes al aparato reproductor es otra de las increíbles sensaciones que no puedes dejar de sentir. Acostumbramos a utilizar los vibradores solo en nuestro sexo. Es un tremendo error. La capacidad de excitación que las vibraciones provocan a lo largo de todas nuestras otras zonas erógenas es realmente sorprendente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.