La excitación sexual en hombres y mujeres

La excitación sexual

La excitación es la primera fase de lo que llamamos respuesta sexual. Todos conocemos esa sensación. Nos acaloramos, nos aumenta el ritmo cardíaco. De pronto nos viene una irrefrenable necesidad de tofcar y que nos toquen. Por supuesto, dependiendo de nuestro sexo, todo esto cobra una manifestación diferente en nuestros órganos sexuales. La excitación sexual es, en fin, la respuesta que nuestro organismo da a un estímulo que nos resulta erótico.

En el caso de los varones, la excitación sexual provoca la rerección del pene. El órganos sexual masculino se llena de sangre cuando se produce esta situación y, gracias a ello, aumenta de solidez y de tamaño. Si la erección es de calidad, como le sucede a un hombre sexualmente activo sano, la erección puede aumentar hasta en 5 veces el tamaño del pene en reposo. Increíble, ¿no?

En el caso de la mujer, la principal reacción ante una situación que le provoque excitación sexual es la dilatación de la vulva y la secreción de flujo vaginal. También en este caso se produce un significativo aumento de irrigación sanguínea que se traduce de esta manera.

El comienzo de la excitación sexual puede producrise de muy variadas maneras. Cada persona puede manifestar diferentes reacciones ante la misma manifestación erótica y, del mismo modo, las formas de llegar al mismo nivel de excitación sexual pueden ser  muy diferentes. En algunos casos pueden ser los sentidos los responsables de alcanzar esta situación. La vista, al tacto, el oído, incluso el gusto y el olfato pueden jugar un papel decisivo. ¿No crees?

En otros casos la respuesta no tiene que surgir, necesariamente, en relación con un estímulo físico. Se puede dar una situación en la que una persona alcance un importante nivel de excitación sexual solo a través de sus propios pensamientos, por citar un ejemplo no relacionado con estimulación física directa. Pero se pueden dar otros.

La duración de la excitación sexual es diferente en hombres y mujeres. Normalmente, la respuesta del varón es mucho más inmediata que la de la mujer. En el primer caso la urgencia suele ser el rasgo predominante mientras que la calma lo es en el segundo caso. Somos iguales pero diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.