Alcanzar un abdorgasmo

El aborgasmo

¿Has oído hablar del abdorgasmo? Es posible que no. Bien, pues es algo que está muy de moda. Se habla mucho de ello. Es aquel orgasmo que se alcanza a través del ejercicio físico. La tendencia creciente de la práctica deportiva entre la población mundial parece que lo hace más visible. En realidad, el término abdorgasmo fue creado por Alfred Kinsey en el año 1953. Sin embargo, es ahora cuando se está popularizando.

Parece que un grupo de investifadores de la Universidad de Indiana en Estados unidos, ha publicado las conclusiones de un estudio según las cuales son las mujeres las que tienen más facilidad para alcanzar el abdorgasmo. Vamos, que es más facil que una mujer alcance el orgasmo a través de la práctica deportiva.

Fue el estudio Kinsey, sin duda, el ambicioso proyecto que comenzó a clasificar muchos de los comportamientos sexuales que hoy consideramos normales. Entre ellos, apareció por primera vez esta tendencia que consistía en la llegada al orgasmo a través del ejercicio físico.

Cerca del 20% de la población ha sido capaz de alcanzar el abdorgasmo a través de prácticas relacionadas con la bicicleta. Cerca del 10% lo han hecon con técnicas similares al yoga. Un 7% han sido capaces de alcanzar el orgasmo con la práctica de ejercicios de musculación con pesas. Otro 7% parece haber llegado al orgasmo a través de otro tipo de ejrcicios físicos.

Una característica muy interesante que resulta común a todas las personas que han sentido el aborgasmo es que confiesan que no han necesitado pensar en una situación erótica o en alguna fantasía sexual para alcanzar el orgasmo. Es una característica que explica la importante diferencia con el resto de actividades sexuales. Esto significa que la estimulación sexual viene, exclusivamente, de la práctica deportiva. Nunca de otros condicionantes.

En realidad, podemos afirmar, sin miedo a equivorcarnos, que el aborgasmo es el tipo de orgasmo más dificil de conseguir, ya que se trata de algo que se da de forma involuntaria. Curioso, ¿no? Sin embargo, también podemos asegurar que, sin duda, es una de las prácticas sexuales más saludables de las que podemos encontrar en el maravillos y desconocido mundo del sexo. Bien por él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.