Los órígenes de la prostitución

Orígnes de la prostitución

La prostitución ha existido desde siempre. O eso es lo que estamos acostumbrados a oir. Lo cierto es que, desde que existen registros históricos, hay datos de existencia de la prostitución. En la antigua Babilonia, en la Roma clásica y, por supuesto, en la oscuridad de la Edad Media ha estado presente.

A día de hoy, por supuesto, más allá de las formas, nada ha cambiado. Desde Tokyo a Nueva Yorok, no existe un lugar en el mundo en el que la prostitución no esté presente. En cualqueir a de sus variantes. Desde las agencia s de escorts de lujo hasta las personas que hacen la calle, pasando por los clubes de carretera, las más prestigiosas webs de contatos.

Desde los sumerios conocemos la prostitución. Eso es conocido por todos. Lo que no todo el mundo sabe es que el término latino “prostituere” significa “exhibir para la venta”. En realidad, la antigua prostitución estaba ligada a la fe religiosa y la hospitalidad. De hecho, en el siglo XVIII a.C., los historiadores ya explicaban como las mujeres de Babilonia debían pasarse, de forma obligatoria, al menos una vez en la vida por el templo de Militta para yacer con algún extranjero  a cambio de dinero en muestra de hospitalidad.

Pero esta práctica no es originaria de los babilonios. Al contrario, la heredan de las Cannanitas, que son las sacerdotisas sumerias que estaban entregadas la diosa Innana. Su vida, consagrada a la diosa de la belleza y la sensualidad estaba entregaba su propia virginidad al tempolo en el que servían, practicando sexo con quienes dejaban ofrenda económica. De esta manera, la prostitución no era más que una forma de financiación de los templos religiosos. Este extremo no resulta tan conocido.

La evolución que ha sufrido la prostitución desde sus orígenes hasta los tiempos actuales no parece haber sido muy significativa. De hecho, si sustituímos las estructuras de poder de la época por las actuales, y las norams establecidas socialmente por las propias de nuestro tiempo, no son tantos los cambios que ha experimentado el que probablemente sea el oficio más antiguo del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *